El “eclipse del siglo” y otros avances que nos traerá la ciencia en 2017

0
836

Un eclipse solar total, el regreso de China a la Luna y las políticas medioambientales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son algunos de los eventos y noticias científicas que darán que hablar en 2017.

Pero también será la última oportunidad de ver a Saturno en primer plano, cuando la sonda de la NASA Cassini se le acerque como nunca antes, al finalizar la misión que comenzó en 2004.

El eclipse del siglo será el evento astronómico del año 2017, pero solo se verá en EEUU y Sudamérica. Será el 21 de agosto. El 2017 será un gran año para los aficionados a la astronomía, que serán testigos de dos espectaculares eclipses de sol que solo se podrán apreciar en el continente americano.

El cielo en Norteamérica tendrá su primer eclipse total de sol en casi 70 años, por lo que ya ha sido nombrado como el “eclipse del siglo”. Pero también Sudamérica tendrán un eclipse anular,lo que dejará ver un asombroso “anillo de fuego” en la región de la Patagonia.

Mientras que los eclipses lunares ocurren sólo cuando hay luna llena, los eclipses de Sol sólo suceden durante la luna nueva. Este efecto ocurre porque la Luna está cerca de su mayor distancia de la Tierra, por lo que es demasiado pequeña para cubrir el sol por completo. El efecto resultante es como un anillo de fuego alrededor de la silueta de la luna.

A eso se suman dos eclipses de luna, una superluna y un gran número de lluvias de estrellas a lo largo del año, según un recuento de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Eclipses para todos los gustos

El primer eclipse de sol del año tendrá lugar el 26 de febrero y será un eclipse anular: la Luna cubrirá parcialmente al sol de manera que en su fase máxima se apreciará una corona de luz.

El mejor punto para ver este eclipse será el sur de Argentina (Comodoro Rivadavia) y Chile (Puerto Aysen), donde podrá contemplarse un 100% de este fenómeno.En las ciudades de Buenos Aires, Santiago de Chile y Montevideo, el eclipse será de un 60%.

El segundo eclipse solar tendrá lugar el 21 de agosto y será un eclipse total. Es decir, la estrella será cubierta en toda su circunferencia, y podrá apreciarse en Norteamérica, principalmente a lo largo del territorio de Estados Unidos.

Desde el sur de la costa Este hasta el norte de la costa Oeste podrá apreciarse en distintas fases, pero su punto máximo de oscuridad se dará entre los estados de Ohio, Kentucky y Virginia Occidental y durará 2:40 minutos. Ciudades fronterizas del norte de Méxicopodrán alcanzar a percibir un eclipse de 60%. Poco antes, el 7 de agosto tendrá lugar un eclipse parcial de luna.

Y el 11 de septiembre en el continente americano se podrá apreciar un eclipse lunar penumbral, que se produce cuando la Luna queda en la sombra que hace la Tierra al interponerse frente al Sol y solo se oscurece ligeramente.

Por lo demás, si 2016 fue el año de las superlunas, en 2017 solo habrá una, el 3 de diciembre, que no superará en tamaño a las del año anterior.

Habrá diez lluvias de estrellas

Las lluvias de estrellas en realidad son lluvias de meteoros, los fragmentos de objetos astronómicos como los cometas que se queman al ingresar a la atmósfera terrestre.

Este 2017 habrá 10 momentos de este fenómeno en sus diversos tipos, que reciben sus nombres de las constelaciones.

El 3 de enero ya hemos a las Cuadrántidas. Se trata de una lluvia de estrellas que se da en los primeros cinco días de cada año en la constelación Bootes y recibe su nombre por la antigua constelación Quadrans Muralis.

Las líridas, por su parte, reciben su nombre por la constelación Lira. Se podrán ver de 10 a 20 meteoros en su hora pico, en la noche del 22 de abril.

El 4 de mayo es el turno de las Eta Acuáridas. Esta lluvia de estrellas se caracteriza por la alta velocidad de sus meteoros procedentes del cometa Halley y reciben su nombre por la constelación de Acuario. Suele producirse dos veces al año.

Mientras que las Delta Acuáridas se podrán observar el 27 de julio. Son meteoros débiles más perceptibles desde el hemisferio sur, y aunque su origen es desconocido, la NASA cree que pueden venir del cometa 96P Machholz.

Las Perseidas también son meteoros de alta velocidad, en la constelación de Perseo. Esta lluvia, que se podrá ver el 12 de agosto, estará entre las tres mayores lluvias del año.

Mientras que las Oriónidas, consideradas por la NASA una de las lluvias más bellas del año, se podrán ver el 21 de octubre.

Estos meteoros también son fragmentos del cometa Halley que se ubican en la constelación de Orión y se podrán ver tanto en el hemisferio norte como en el sur justo después de la media noche.

Noviembre es el mes con más actividad de lluvia de meteoros

Noviembre es el mes con más actividad de lluvia de meteoros y este año empieza el día 5 de noviembre con las Táuridas del Sur, que solo pueden apreciarse desde ese hemisferio.Las Táuridas del Norte, por su parte, serán visibles en el hemisferio norte el 12 de noviembre.

Ambas se caracterizan por su caída lenta que dibuja una mejor trayectoria y con más brillo.Y el 17 de noviembre será el turno de las Leónidas,las que alcanzan una de las más rápidas velocidades al entrar a la Tierra (71 km/s) y proceden del cometa Tempel-Tuttle en la constelación de Leo.Por último, el año cierra el 14 de diciembre con la lluvia de las estrellas conocidas como Gemínidas.Su nombre viene de la constelación de Géminis y para la NASA son consideradas como “una de las mejores y más confiables lluvias anuales de meteoros” que pueden verse en todo el planeta.

 

 

Aviones supersónicos

¿Se acuerdan del Concorde? Ya ha pasado más de una década desde que este tipo de aeronave fue retirada de los cielos del mundo.

Pero el millonario británico Richard Branson está buscando la forma de regresar a la era de los vuelos supersónicos y hacerlos accesibles para el público masivo.

Su compañía Virgin Galactic está trabajando con la empresa Boom en el desarrollo del XB-1, que se presenta como el avión más rápido construido en la era de la aviación civil.

Otro gigante de la aviación, la estadounidense Boeing, está desarrollando junto a la compañía Lockheed Martin otro avión similar, pero Branson espera presentar su modelo primero.

El prototipo, llamado “Baby Boom”, será probado en el primer semestre de este año; sin embargo, no se espera que pueda operar de manera comercial hasta 2023.

De acuerdo a los datos entregados por Boom y Virgin Galactic, su velocidad de crucero es un 10% superior a la del Concorde (que volaba a más de dos veces la velocidad del sonido) y casi tres veces la que alcanza un vuelo normal.

Se estima que los aviones diseñados por Boom pueden llevar a 40 pasajeros y pueden volar entre Londres y Nueva York en sólo 3 horas y 15 minutos.

¿Y el precio? Cerca de US$2.800 cada tramo.

.