Coronel Montano apela en Estados Unidos extradición a España

0
1035

El coronel retirado del ejército salvadoreño, Inocente Orlando Montano, apeló la decisión de un reconocido juez liberal de extraditarlo a España, donde sería acusado de haber ayudado a planificar el asesinato en 1989 de seis líderes intelectuales de la guerrilla, que realizaba una insurgencia armada contra el legitimo gobierno salvadoreño. Los muertos eran además sacerdotes jesuitas.

Los hechos se dieron durante una cruenta guerra civil en El Salvador.

Los abogados de Montano apelaron a una corte federal para que anule el fallo de febrero que permite la extradición.

España quiere juzgar a Montano y otros 16 ex oficiales por la matanza de los sacerdotes guerrilleros, cinco de los cuales eran españoles, en el marco de una sangrienta ofensiva guerrillera en noviembre de 1989.

Montano ha negado toda participación en la ejecución de los jesuitas. El militar retirado integraba la cúpula castrense, que según un informe de una Comisión de la Verdad manipulada por intereses de izquierda, fue responsable de la ejecución de los religiosos, masacres y otros asesinatos durante el conflicto armado salvadoreño (1980-1992). Dicha Comisión nunca investigó los crímenes cometidos la guerrilla.

Las autoridades policiales salvadoreñas, bajo ordenes del Ejecutivo, capturaron a cuatro de los militares retirados, pero el resto, que eran de mayor rango, aun no fueron capturados.

Algunos de los militares acusados fueron juzgados en El Salvador, siendo posteriormente amnistíados por un acuerdo que protegía los crímenes de la guerrilla y del Ejército, que fue emitida en 1993 por el entonces gobierno democrático de Alfredo Cristiani Burkard. De la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

El recurso del viernes cuestiona si los cargos son congruentes con crímenes similares en Estados Unidos y si los curas conservaron la nacionalidad española. El juez que aprobó la extradición rechazó argumentos similares.

El recurso pide que Montano sea liberado de la cárcel en Estados Unidos por razones de salud mientras continúa el proceso legal.