Continúa desaparecido submarino con turistas que buscaban el ‘Titanic’

0
755

Un empresario británico, otro paquistaní y su hijo, y dos exploradores embarcaron el domingo en el sumergible. Las autoridades creen que pueden tener oxígeno para unos dos días

El minisubmarino turístico que desapareció con cinco personas a bordo mientras descendía hacia los restos del transatlántico Titánic, hundido en 1912 en aguas del Atlántico. Las autoridades buscan en la zona de la costa de Terranova, en Canadá, la pequeña embarcación, de menos de siete metros de eslora, que tiene reservas de oxígeno para cinco personas para un máximo de 96 horas. El minisubmarino pertenece a la empresa OceanGate Expeditions, cuyo responsable, Stockton Rush, se cree que está a bordo, junto con el experimentado explorador francés Paul Henry Nargeolet, de 73 años. Según las últimas informaciones, también viajan en el sumergible Shazada Dawood, de nacionalidad paquistaní, administrador de una organización sin ánimo de lucro con sede en California, y su hijo Suleman, así como Hamish Harding, un empresario y explorador británico de 58 años, presidente de la empresa de aviación Action Aviation. El precio del pasaje en el submarino es de 250.000 dólares (228. 534 euros).

Mientras, el tiempo corre en contra de los rescatadores, pues el límite de 96 horas de oxígeno se ha consumido ya cerca de la mitad. Los trabajos se ven complicados por lo remoto del lugar, las condiciones meteorológicas y la profundidad del lecho marino en esa zona. El mítico Titanic se encuentra a más de 3.800 metros bajo el mar, algo que impidió que el pecio se encontrara hasta 1985, siete décadas después del choque con un iceberg del buque que sus propietarios habían descrito como “insumergible”. “La localización de esta búsqueda está a cerca de 1.700 kilómetros al este del cabo Cod, en una profundidad de unos 3.960 metros. Es un área remota, y es un desafío desarrollar una búsqueda allí”, ha subrayado el almirante John Mauger, comandante del primer distrito de la Guardia Costera estadounidense y quien coordina las tareas de búsqueda.

OceanGate Expeditions, que gestiona submarinos para expediciones en aguas profundas, ofrece viajes turísticos de ocho días y siete noches para visitar el casi inaccesible y descomunal pecio del Titanic a bordo del sumergible Titan —un artilugio de fibra de carbono y titanio de 10,5 toneladas de peso y 6,4 metros de eslora—, por un precio de 250.000 dólares. Una expedición típica está formada por un piloto, un experto en lo que se va a ver y tres turistas, o “especialistas de misión”, según su página web. En este caso, había contratado al barco Polar Prince para que transportara al submarino y a los viajeros hasta el punto donde se encuentra el Titanic.

© OpenStreetMap contributors

Restos del Titanic

Isla
de Terranova

Océano
Atlántico

ESTADOS
UNIDOS

CANADÁ

500 kmN

Según las autoridades costeras de EE UU, lo primero es localizar el minisubmarino y después se diseñará un plan para intentar el rescate. El Titan, como se llama el sumergible, perdió la comunicación con la superficie una hora y 45 minutos después de iniciar el descenso. En ese momento se alertó a la Guardia Costera. Desde entonces se puso a disposición de los rescatadores “todo lo disponible” para localizar el aparato, tanto si está sumergido como si ha vuelto a la superficie y navega a la deriva. David Concannon, consejero de OceanGate, ha afirmado que se intenta trasladar a la zona lo antes posible un vehículo operado a distancia que puede sumergirse hasta 6.000 metros de profundidad para colaborar en la búsqueda.