Con votos del FMLN, GANA y PCN Asamblea aprueba nuevos impuestos para financiar Plan «El Salvador Seguro»

0
1084

Con los votos del FMLN, GANA y del PCN  la Asamblea Legislativa aprobó este jueves la Ley Especial para Grandes Contribuyentes y el impuesto a la telefonía con el que el gobierno espera recaudar impuestos  para financiar  su plan El Salvador Seguro. La fracción de ARENA no dio sus votos.

Los diputados del PCN se dividieron al momento de realizar la votación sobre este dictamen. Francisco Merino, Serafín Orantes y Reynaldo Cardoza votaron a favor de aprobar la ley  a pesar de que el jefe de la bancada pecenista, Mario Ponce, había manifestado que la fracción no daría sus votos.

Por su parte GANA, a través de su diputado Guillermo Gallegos, negoció con el FMLN su apoyo a los nuevos impuestos y voto en su totalidad a favor de estos.

El primero de los impuestos aprobados será aplicable a las ganancias netas superiores a los $500 mil dólares y otro que implica un impuesto del 5% a la telefonía  para el financiamiento de planes de seguridad en El Salvador.

El proyecto asegura que se trata de una contribución especial y tendrá una duración de diez años. Este impuesto se aplicará al pago de telefonía móvil y fija. El pago de los servicios de internet, tanto en servicios alámbricos, inalámbricos y de datos. Transferencia e importación de aparatos y accesorios tecnológicos. La iniciativa fue aprobada con 48 votos.

Los diputados de ARENA, manifestaron su desacuerdo con dichos impuestos porque a juicio de estos  se trata de “un nuevo castigo a la población”.

El partido ARENA dijo que, en lugar de imponer más tributos, el Estado debería trabajar en una fuerte reducción de gastos y calculó que, de este modo, el Estado podría recaudar hasta $246 millones.

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) por su parte, aseguró que antes de establecer nuevos impuestos el gobierno debería considerar una readecuación de los recursos con que se dispone. “Los impuestos no se deben aprobar con matonería legislativa”, expresó Javier Simán, presidente de dicha gremial.

La ley establece que las entidades comerciales deberán informar a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), a través de un formulario específico, si sus ganancias son iguales o superiores a los $500.000 establecidos.  Este decreto tendrá una vigencia de cinco años.

Por su parte, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), emitió un comunicado en el que rechazó la medida aprobada este día por los diputados. La organización expresó que los nuevos impuestos solamente vienen a financiar un “plan de seguridad fracasado”.

La gremial de empresarios es de la opinión que estas políticas impositivas alejan la inversión de las empresas, las cuales generan empleo para los salvadoreños. La asociación dijo también que el Gobierno salvadoreño debe primero corregir las políticas de seguridad para reducir la impunidad.

El Salvador registra una cifra récord de homicidios, atribuido principalmente a las violentas pandillas, que han sumido al país en su peor crisis de seguridad desde que se firmaron los Acuerdos de Paz en 1992 para poner fin a más de una década de cruenta guerra civil.

El número de homicidios en El Salvador se incrementó un 72,2 por ciento en los primeros nueve meses del 2015 respecto al mismo período del año anterior, como consecuencia de una ofensiva que libran las violentas pandillas.

El Salvador tiene una tasa de 68,6 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más altas en el mundo, lo que está provocando una migración masiva de niños y mujeres a Estados Unidos, de acuerdo a Naciones Unidas.

Los fondos serán utilizados para dotar de recursos a la policía, fiscalía y otras instituciones de seguridad para reforzar su labores de combate al crimen.

El presidente Salvador Sánchez Cerén enfrenta crecientes problemas para reunir los 2.000 millones de dólares que necesita su plan integral contra la violencia después de que la Corte Suprema de Justicia frenó en junio una emisión de deuda de 900 millones de dólares por errores de procedimiento.