Católicos muestran poco interés por el futuro de su Iglesia

El papa Francisco extendió por un año la consulta sobre el futuro de la Iglesia ante la escasa participación de los católicos

0
323

El papa Francisco decidió extender por un año una larga consulta global de católicos comunes sobre el futuro de la Iglesia Católica, en medio de la limitada participación de los laicos y la aparente resistencia a sus reformas por parte de la jerarquía.

Francisco anunció el domingo que la próxima Asamblea del Sínodo de Obispos, la reunión de la jerarquía eclesial en la que se debaten temas que interesan a la Iglesia, planificada para 2023 ahora se llevaría a cabo en dos etapas, una sesión en octubre de 2023 y una segunda en octubre de 2024, para permitir más tiempo para encontrar un camino a seguir.

Francisco en 2021 abrió formalmente un proceso de consulta de dos años sobre el tema de la “sinodalidad”, o una estructura más descentralizada de la iglesia con los laicos teniendo un papel más importante. El proceso es parte del objetivo a largo plazo de Francisco de hacer que la iglesia sea más inclusiva, participativa y receptiva a los problemas del mundo real que enfrentan los católicos comunes.

Como parte del proceso, el Vaticano pidió a las diócesis, órdenes religiosas y otros grupos católicos que se embarcaran en sesiones de escucha locales para que los católicos comunes pudieran hablar sobre sus necesidades y esperanzas para la iglesia. Las conferencias episcopales en agosto informaron los resultados, y un comité organizador se reunió recientemente cerca de Roma y completó un documento de síntesis.

No es la primera vez que Francisco divide una reunión sinodal en dos sesiones, con un año de respiro entre ellas. Lo hizo para su sínodo sobre la familia, que tuvo lugar en el transcurso de dos sesiones en 2014 y 2015, y resultó en su documento de 2016 que abrió la puerta a permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente reciban la Comunión. Vatican Media/­Handout via REUTERS    No es la primera vez que Francisco divide una reunión sinodal en dos sesiones, con un año de respiro entre ellas. Lo hizo para su sínodo sobre la familia, que tuvo lugar en el transcurso de dos sesiones en 2014 y 2015, y resultó en su documento de 2016 que abrió la puerta a permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente reciban la Comunión. Vatican Media/­Handout via REUTERS 

Pero varias diócesis y conferencias episcopales reportaron una participación mínima. La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, por ejemplo, informó que 700,000 personas participaron en la consulta, en un país de 66.8 millones de católicos. Muchos países europeos también informaron tasas de participación por debajo del 10%.

Además, muchos de los opositores de Francisco se han burlado de toda la iniciativa. Un destacado crítico y ex funcionario del Vaticano, el cardenal Gerhard Mueller de Alemania, advirtió recientemente que representaba una “toma hostil” de la iglesia. Otros han señalado un proceso de consulta similar en curso en Alemania que ha dividido gravemente a la iglesia, en medio del debate sobre temas candentes como la moralidad sexual, las mujeres en roles de liderazgo y el trato de la iglesia a los católicos LGBTQ.

Al anunciar la extensión de un año el domingo, Francisco dijo que los frutos de esta primera fase habían sido muchos “pero para alcanzar una madurez completa, es necesario que no apresuremos las cosas”. Agregar otro año, dijo, permitiría un “discernimiento más extendido”.

“Confío en que esta decisión conduzca a una comprensión de la sinodalidad como una dimensión constitutiva de la iglesia, y a ayudar a todos a vivirla como un camino de hermanos y hermanas que dan testimonio de la alegría del Evangelio”, dijo Francisco en su bendición del mediodía con vistas a la Plaza de San Pedro.

La oficina del Vaticano que organizó la reunión ya había extendido por varios meses el plazo para permitir que las diócesis ordinarias y las conferencias episcopales informaran. Esa oficina dijo el domingo que la decisión de extender todo el proceso por un año más “fomentaría una reflexión más madura para el bien mayor de la iglesia”.

No es la primera vez que Francisco divide una reunión sinodal en dos sesiones, con un año de respiro entre ellas. Lo hizo para su sínodo sobre la familia, que tuvo lugar en el transcurso de dos sesiones en 2014 y 2015, y resultó en su documento de 2016 que abrió la puerta a permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente reciban la Comunión.

“Qué se acabe la cruel locura de la guerra”

Este domingo también se publicó un extracto del próximo libro del papa Francisco,en el que considera que “nunca hay lugar para la barbarie de la guerra”, por lo que lanza un llamamiento a la humanidad: “Pido en nombre de Dios que se ponga fin a la cruel locura de la guerra”.

“Pido en nombre de Dios. Diez oraciones para un futuro de esperanza”, es el título de la obra, en la que el pontífice reflexiona sobre la guerra, que considera “el verdadero fracaso de la política”, al tiempo que dice “basta” a la producción y comercio de armas y pide la erradicación de las nucleares.

La guerra de Ucrania “ha puesto las conciencias de millones de personas de Occidente ante la cruda realidad de una tragedia humanitaria que ya existía desde hace tiempo y en varios países” y “nos ha mostrado la maldad del horror de la guerra”, afirma el papa, que también menciona el resto de conflictos que hay en el mundo en el texto divulgado por el diario italiano La Stampa.

Francisco se dirige a las “autoridades locales, nacionales y mundiales”, de las que “dependen las iniciativas adecuadas para frenar la guerra”, a las que pide, “en nombre de Dios” que también digan “basta a la producción y al comercio internacional de armas”.

Y que se erradiquen “las armas nucleares y atómicas” del planeta, pues su existencia “pone en peligro la supervivencia de la vida humana en la tierra”.