Cámara ratifica libertad para ex fiscal Martínez mientras espera juicio

0
537

La Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador ratificó este lunes las medidas sustitutivas a la detención provisional que le impuso el Juzgado Segundo de Paz de San Salvador al exfiscal General de la República, Luis Martínez, acusado de divulgar supuesto material reservado en perjuicio del sacerdote Antonio Rodríguez López Tercero, de origen español.

Rodríguez, conocido como “el padre Toño”, facilitó materiales y celulares para delinquir en contra de la sociedad a varios pandilleros que se encontraban en prisión y es reo convicto que goza de medidas especiales para no estar en prisión.

Tras la realización de la audiencia inicial, el Juzgado Segundo de Paz decidió otorgar las medidas sustitutivas al exfiscal debido a que comprobó su arraigo y que en ningún momento ha intentado huir de la justicia, sino que, él mismo se entregó a la Fiscalía General de la República (FGR) al saber que había una causa en su contra.

“No debe restringir la libertad del detenido más allá de los limites estrictamente necesarios…”, dice la Cámara sobre proceso a Martínez.

La Cámara sentenció con base en lo resuelto por la Sala de lo Constitucional en el 2014, cuando estableció que el Estado no debe restringir la libertad del detenido más allá de los límites estrictamente necesarios para asegurar que no impedirá el desarrollo eficiente de las investigaciones ni eludirá la acción de la justicia.

Tratándose la prisión preventiva de una medida cautelar y no de un anticipo de la pena, el juzgamiento en libertad antes de una condena firme es un derecho que le asiste a todo ciudadano, se dijo.

El ex fiscal Martínez es acusado de divulgar conversaciones telefónicas íntimas entre el Padre Toño y cabecillas de grupos de pandillas recluidos en distintos centros penitenciarios de El Salvador.

Esas conversaciones fueron interceptadas a través del Centro de Intervenciones a las Telecomunicaciones de la Fiscalía General de la República (FGR), las cuales, según la Ley debieron ser destruidas en un lapso ordenado por la misma, lo que no se hizo y hoy es perseguido por la actual dirección del Ministerio Público con argumentos endebles, según la defensa de Martínez.