Bukele se jacta de las ganancias en bitcoin, mientras El Salvador sigue ahogado en deuda

0
1285

Apenas unos meses atrás, el presidente Nayib Bukele pedía paciencia a los salvadoreños por el camino que habían tomado las inversiones del país en bitcoin, una criptomoneda que caía en picada y generaba preocupación entre algunos en el primer país del mundo en adoptarla como moneda de curso legal.

Pero ahora, cuando el bitcoin ha alcanzado un récord histórico, el mandatario se congratula por su iniciativa. El alza de esta criptomoneda le ha generado más de 200 millones al empobrecido El Salvador. Y Bukele dice que el tenerla como moneda de recurso legal le trae réditos por distintas vías, como un programa con el que extranjeros pueden obtener la ciudadanía a cambio de invertir el equivalente a $1 millón en bitcoins.

“Ahora que el precio de mercado de bitcoin ha subido mucho, si vendiéramos, obtendríamos una ganancia de más del 40% (solo de las compras en el mercado), y nuestra principal fuente de BTC es ahora nuestro programa de ciudadanía», agregó el mandatario.

Las publicaciones del presidente en la red X pueden hacer que algunos piensen que al país le está entrando una ingente cantidad de dinero. Y en princpio es cierto, pero visto desde una perspectiva más amplia, esos millones que habría ganado por las inversiones en bitcoin son apenas una fracción de la deuda externa de casi $5,000 millones que esa nación tenía hasta el tercer trimestre de 2023, de acuerdo con datos de Moody’s Analytics.

Según el tracker del portafolio de Nayib Bukele, desde que El Salvador aprobó el bitcoin como moneda de curso legal, en septiembre de 2021, ha adquirdo 5,691 BTC a un costo promedio de poco más de $42,600. Habiendo invertido aproximadamente $122 millones de su tesorería, el portafolio de El Salvador ahora acumula más de $360 millones.

“Hemos decidido transferir una gran parte de nuestro bitcoin a una billetera fría y almacenar esa billetera fría en una bóveda física dentro de nuestro territorio nacional. Puedes llamarlo nuestra primera ‘alcancía bitcóin’. No es mucho, pero es trabajo honesto”, anunció el pasado viernes el mandatario en X, en un tuit en el que compartió la primera transferencia, de 5,689 BTC, lo cual al valor actual serían más de $400 millones.

Una billetera fría es una especie de cuenta bancaria de ahorro, en la que se pueden guardar las criptomonedas que no se van a usar de inmediato, y estas no sufren por las subidas o bajadas de precio.

Después de una sostenida racha de caída, que levantó críticas de organismos internacionales y preocupaciones de los ciudadanos, el martes de la semana pasada el bitcoin alcanzó los $69,000, imponiendo un nuevo récord que volvió a batirse el lunes, al cotizar sobre los $73,000.

Invertir recursos de un país en criptomonedas es un enfoque novedoso y al mismo tiempo riesgoso y poco recomendado por organismos financieros de peso en el mundo.

Bukele dice que, por ahora, no venderá los bitcoins de El Salvador

El mandatario ha dejado claro que «no venderemos» en medio de la tendencia alcista de la criptomoneda. Bukele insiste en que al adoptar el bitcoin como moneda de curso legal en el país, junto con el dólar, El Salvador creó también otro tipo de ganancias como las que mencionamos al inicio de esta nota.

El gobierno de El Salvador también alega que millones de salvadoreños «ya han usado el dinero del futuro». También se precia de haber hecho que los salvadoreños se ahorren decenas de millones de dólares en comisiones por enviar remesas a través de bitcoins, y de usar energía geotérmica de los volcanes para la minería de esta criptomoneda.

Pero una encuesta de diciembre de 2023 de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas de El Salvador reveló otro panorama.

Apenas el 12% de la población de ese país utilizó el bitcoin al menos una vez en 2023 para pagar bienes y servicios, una caída con respecto a 2022, cuando lo usó el 24.4%, según el mismo encuestador.

¿Podría El Salvador pagar su deuda gracias al bitcoin?

Esta es una narrativa propagada por el inversionista estadounidense y especialista en capital de riesgo de Sillicon Valley, Tim Draper. Argumentó en un blog que El Salvador podría convertirse en «uno de los países más ricos del mundo» en unas pocas décadas gracias al bitcoin, y que «podría llegar a pagar su deuda al FMI y otras instituciones financieras» con esas ganancias.

Una ‘predicción’ tan ambiciosa todavía debe ser respaldada con hechos. El Salvador todavía sigue siendo uno de los más endeudados del mundo y según cifras de este año del FMI, su deuda equivale al 73.4 % de su Producto Interno Bruto (PIB).

En enero de 2022, ese organismo pidió a Bukele que eliminara el bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador.

«La adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal implica graves riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor y puede ocasionar pasivos fiscales contingentes», escribió el FMI entonces, en un pulso con Bukele, que mantuvo su apuesta por la criptomoneda a pesar de que entonces seguía cayendo.

Con información de UNIVISION