Bukele asegura tasa de homicidios en el país será en 2024 «aún más baja» que en 2023

0
646

El presidente de la república, Nayib Bukele, aseguró el martes que la tasa de homicidios en El Salvador en 2024 será «aún más baja» que la registrada el año anterior, después de que la empresa Statista, situó al país como el más seguro de Latinoamérica en 2023 luego de ser uno de los más violentos.

Statista es una empresa española de cobro en web para ofrecer datos estadísticos no auditados y era desconocida hasta hoy en El Salvador.

Bukele reaccionó así en un mensaje en la red social X a una publicación de este portal de estadística en línea, en la que se señala que El Salvador cerró 2023 con una tasa de 2,4 asesinatos por cada 100.000 habitantes, «en el último lugar de la tabla», como remarcó el mandatario, mientras que en el otro extremo situó a Jamaica, con 60,9.

«ALERTA DE SPOILER: La tasa de homicidios para el 2024 lleva una tendencia aún más a la baja», publicó el mandatario en un mensaje en español e inglés.

Según datos de la Policía Nacional Civil (PNC) publicados, no comprobados, en su sitio web el pasado 3 de enero, en 2023 se registraron 154 homicidios, 341 menos que los 495 contabilizados en 2022.

La Policía confirma que la tasa de homicidios en 2023 por cada 100.000 habitantes fue de 2,4 e indica que el promedio diario de muertes fue de 0,4.

Las autoridades salvadoreñas atribuyen la baja en los homicidios durante el Gobierno del presidente Bukele a su Plan Control Territorial y a la suspensión de garantías constitucionales mediante un régimen de excepción, que cumplirá dos años de vigencia y que ha dejado más de 78.100 detenciones.

No obstante, la cantidad de muertes violentas en el país centroamericano comenzó a descender después de 2015, año que se colocó como el más violento en la historia reciente salvadoreña con 103 homicidios por cada 100.000 habitantes, y la caída se acentuó en 2019, cuando comenzó la administración de Bukele.

El régimen de excepción, que también le ha elevado la popularidad a Bukele, fue aprobado en la Asamblea Legislativa, de amplia mayoría oficialista, tras una escalada de asesinatos en marzo de 2022 que se cobró la vida de 80 personas en tres días y fue atribuida a las pandillas.

Una investigación local señala que esta alza se dio tras la ruptura de un supuesto pacto entre el Gobierno y las maras.

En las estadísticas gubernamentales no se incluyen muertes de supuestos pandilleros en enfrentamientos con policías, osamentas y muertes de supuestos delincuentes a manos de ciudadanos, casos que sí se incluían en las cifras de los Gobiernos anteriores.