Boris Becker está en la prisión de Wandsworth: celdas oscuras y húmedas llenas de ratas y presos violentos

0
523

Condenado por el delito de quiebra fraudulenta, y sin ninguna clase de privilegio derivado de prestigio como ganador de seis torneos de Grand Slam: el famoso tenista permanecerá en una celda superpoblada al menos 22 horas al día, durante un año, en la cárcel de Southwark, al sur de Londres, donde cumple una condena de dos años y medio.

el ex campeón de tenis Boris Becker deberá cumplir un año tras las rejas antes de poder disfrutar de un régimen de semiliberación. El abogado Jonathan Laidlaw no logró salvar de la detención al ganador de seis Grand Slams, incluidos tres de Wimbledon, con el alemán que, en medio de evasiones fiscales y deudas pendientes , se encuentra desde el viernes en la prisión londinense de Wandsworth, victoriana que irónicamente se encuentra a unos pocos kilómetros de las canchas del templo del tenis que tanta gloria le había dado en el pasado.

Con alrededor de 1.300 reclusos, la prisión es considerada una de las peores de la Ciudad, albergando a internos que sufren problemas mentales y abstinencia de las drogas de las que han abusado, todos relegados al menos 22 horas al día en celdas estrechas, húmedas e incómodas. Un contexto muy alejado de la pompa que Becker había conocido hasta ahora, teniendo en cuenta que el problema de las ratas surge constantemente en la prisión.

De momento Becker tiene su propia celda, con el resto de reclusos haciendo cola para conseguir su autógrafo durante la hora de aire, pero es posible que el alemán ya la semana que viene sea trasladado a una compartida, de esas que no tienen. privacidad, para el baño visto, y con los catres a escasos centímetros del suelo. La hija de 22 años Anna Ermakova dijo a los reporteros de la televisión alemana que ese trato no es justo para quienes deben cumplir una condena como la de Becker, junto con quienes han cometido delitos mucho más graves.

“Sé fuerte papá, no veo la hora de volver a abrazarte”, agregó al final de la entrevista, dirigiéndose directamente a su padre.