BBC Mundo: La satisfacción sexual y otras 3 cosas que mejoran cuando envejeces

0
1108

Por Laura Plitt Se tiende a asociar el envejecimiento con el deterioro mental y físico, pero, según la ciencia, no todo empeora con los años. Te contamos qué mejora.

Ríete todo lo que quieras. Pero te va a pasar a ti también.

Con los años, tu rostro se irá transformando. Alrededor de los ojos y por encima de los labios, aparecerán, sutiles y delicadas, las primeras arrugas. Más tarde, se convertirán en surcos profundos que a simple vista se dejan ver.

Pelos solitarios, curiosamente robustos e inexplicablemente más oscuros que el resto, se asomarán en los lugares menos esperados.

No vamos a entrar en el tema -tan en boga- de las canas, esos alambres blancos y duros que ni siquiera logran dar volumen a tu diezmada cabellera.

Tampoco mencionar los dolores (¿musculares? ¿articulares?) que te aquejan ni bien sales de la cama, o que te asaltan en medio de la actividad más mundana.

¡Bienvenidos a la vejez… o al menos a la idea que nos han vendido de ella y que muchos de nosotros hemos comprado!

En esta sociedad que rinde culto desmedido a la juventud, a la que la considera un valor en sí mismo, pasar la barrera de los 35 o 40 años es casi un delito.

“La visión predominante es que envejecer es un proceso de deterioro inevitable, y eso es producto del edadismo (la discriminación por razones de edad) generalizado que existe en tantas sociedades, y que es tan persistente y pernicioso que resulta muy fácil para nosotros aceptar esta falsa narrativa”, le dice a BBC Mundo Jemma Mouland, vicedirectora de investigación, impacto y voz del Centro para Envejecer Mejor, una ONG con sede en Londres, Reino Unido.

Cuando en realidad, continúa, “el envejecimiento debería ser visto como un proceso de enriquecimiento, una época de nuevas posibilidades (….) de desarrollar nuevos hobbies e intereses, de comenzar una nueva aventura o contribuir en tu propia comunidad”.

Mouland señala, no obstante, que debemos tener cuidado en considerar la edad en sí como un indicador, ya que “la experiencia de nuestros años tardíos está moldeada por muchos otros factores como el lugar en que vivimos, nuestro estatus socioeconómico, nuestra etnia, o si tenemos o no una discapacidad”.

Además, dice, “las diferencias dentro de un grupo etario, pueden ser de hecho mucho mayores que las diferencias entre grupos de diferentes edades”.

La naturaleza es sabia

Como alguien que ha superado los 50, puedo decir, categóricamente y a mucha honra, que esta idea sombría de la vejez no solo es completamente demodé, sino, en gran medida, falsa.https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

Tres mujeres mayores con tablas de surf
La vejez no es necesariamente un período de fragilidad y debilidad física y mental.

La naturaleza es sabia, dicen. Y creo que sí lo es. ¿Aumentan las arrugas? Disminuye tu agudeza visual para verlas. ¿Subes de peso y no te entra la ropa? Pues ahora te importa bien poco lo que piensen los demás sobre cómo te vistes y la forma de tu cuerpo.

Así es, la autoestima y la seguridad en uno mismo son algunas de las cosas que mejoran con los años.

No son las únicas: hay otros aspectos que también mejoran con la edad, otros que al menos no decaen de la forma en que se pensaba y ciertas habilidades que alcanzan su mejor momento no en la flor de la juventud, sino pasada la treintena o los 40 (como correr ultramaratones: según un estudio de 2020, el mejor momento para las mujeres es entre los 40 y 44 años, y entre los 45 y los 49 para los hombres).https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

Comparto aquí algunos ejemplos. De nada.

Habilidades cognitivas

Con anterioridad, se pensaba que el cerebro alcanzaba su mejor momento alrededor de los 20 años, se estabilizaba cuando llegábamos a la mediana edad y luego comenzaba a decaer gradualmente.

Actualmente, se sabe que el cerebro cambia y se desarrolla a lo largo de nuestra vida. Y mientras algunas funciones cognitivas se deterioran con la edad -como por ejemplo la memoria operativa, el proceso mental para almacenar información de forma transitoria para procesar información- otras se perfeccionan.https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

De acuerdo a un artículo publicado en la revista de salud de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, con la edad, “el cerebro mejora a la hora de detectar relaciones entre diversas fuentes de información, capturar mejor el panorama más amplio, y entender las implicaciones globales de problemas específicos”, algo que sienta las bases de lo que se considera la sabiduría, un concepto típicamente asociado a la edad.

Cerebro
Diferentes partes del cerebro envejecen y cambian a ritmos distintos.

Según un estudio llevado a cabo por Michael T. Ullman, profesor del Departamento de Neurociencia y Director del Laboratorio de Cerebro y Lenguaje, de la Universidad de Georgetown, en EE.UU. y Joao Veríssimo, profesor asistente de Artes y Humanidades de la Universidad de Lisboa, en Portugal, hay dos funciones clave del cerebro que mejoran con el envejecimiento.

Una es una forma de atención llamada orientación, que involucra desplazar los recursos cerebrales a una ubicación particular en el espacio y la otra es la inhibición ejecutiva, que inhibe la información distractiva o conflictiva, permitiendo que nos concentremos en aquello que es importante.https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

“Eso es básicamente enfocarme en ti mientras conversamos, e ignorar la sonrisa de Joao”, le dice Ullman a BBC Mundo durante la conversación que los tres mantenemos en zoom.

“Eso es algo que se pensaba que se deterioraba, y nosotros mostramos que mejora”.

“Pero también hay otros aspectos de la cognición que mejoran”, añade, como por ejemplo “el vocabulario y la regulación emocional (la capacidad de controlar tus impulsos)”.

“Todas estas cosas que mejoran lo hacen, posiblemente, en razón de la experiencia”.

Ullman, de 61 años, comenta que de acuerdo a su propia experiencia, todavía está “mejorando en las cosas difíciles que hago, como escribir artículos científicos y hacer investigación. Sospecho que alcanzaré mi mejor momento en 10 o 15 años, pero aún sigo mejorando, aunque sea mucho más lento que hace 5 años”.

Sistema Inmune / alergias

Si bien nuestras defensas tienden a debilitarse con la edad (producimos menos glóbulos blancos, funcionan de manera menos eficiente), hay otra parte de nuestro sistema inmunitario que, gracias a los diversos patógenos que ha encontrado a lo largo de los años, se ha fortalecido.

Hablamos de la memoria del sistema inmune que funciona de forma similar a la memoria de nuestro cerebro.

Niña enferma
Mientras que los niños pequeños se enferman todo el tiempo, los adultos mayores no.

“La primera vez que nuestro cuerpo se encuentra con un tipo particular de infección, se pone muy enfermo. Pero la segunda, la tercera o la cuarta vez que la encuentra, ya ha aprendido a responder de forma apropiada y eficiente, a tal punto que ya no nos enfermamos, o si lo hacemos es de forma mucho más leve que la primera vez”, le explica a BBC Mundo John Upham, profesor de Medicina Respiratoria, Universidad de Queensland, en Australia.

“La memoria inmunológica no es particularmente buena en la etapa temprana de la vida. Se vuelve cada vez mejor durante la niñez, la vida adulta y la mediana edad, y sigue funcionando muy bien hasta probablemente finales de los 60, comienzo de los 70 años”, agrega.

Como consecuencia las personas mayores sufren menos resfriados o gripes –a menos que tengan otras enfermedades subyacentes- sobre todo en comparación con los niños pequeños, para quienes la mayoría de los patógenos que encuentran son nuevos y se enferman todo el tiempo.

El sistema inmunitario empieza “a debilitarse parcialmente alrededor de los 70 años , y la proporción en la que se debilita en una persona sana no es significativa como para crear una diferencia importante en su salud, y permite aún que estas personas puedan ser vacunadas contra una serie de infecciones”, sostiene Upham.

Otra ventaja adicional es la reducción en la intensidad de las alergias.

“Las personas por encima de los 60 o 70 años tienden a tener relativamente menos alergias que los niños o los adultos”, asegura Upham. La gente mayor no desarrolla nuevas alergias, y las que padece tienden a desaparecer o se vuelven más leves.

Esto “puede deberse al hecho de que su sistema inmunitario no reacciona con tanta potencia”, dice.

Al final, “tener un sistema inmune fuerte o débil puede tener beneficios o ser malo dependiendo de las circunstancias: si no es muy activo puede ser un problema cuando tienes una infección, pero de hecho es bueno en términos de las alergias”.

Felicidad

Es un concepto difícil de cuantificar, pero la ciencia ha estado buscando el modo de precisarla por lo menos desde los años 90.

Y aunque hay muchos factores que influyen en nuestra capacidad de disfrutar de la vida -la situación socioeconómica, la salud, etc.- investigadores hallaron que independientemente de estos factores o la demografía, existe un patrón: la felicidad tiene forma de U.https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

Es decir, la gente entra en la edad adulta relativamente feliz, esta sensación decae a medida que avanzan los años (el ejemplo típico es la famosa crisis de la mediana edad) y vuelve después a remontar hasta alrededor de los 70 años.

Letra U
El ciclo de la felicidad se parece a una U.

Los economistas Andrew Oswald, de la Universidad de Warwick en Reino Unido y David Blanchflower de Dartmouth College, en EE.UU., pusieron a prueba la hipótesis de la U usando datos primero de 500.000 personas en EE.UU. y Europa Occidental, y observaron una caída en la edad mediana.

Información recopilada más tarde en Asia, América del Sur y Europa del Este, más sondeos en 72 países desarrollados y en vías de desarrollo, acabaron por confirmar el mismo patrón.

¿Por qué a medida que envejecemos volvemos a recuperar la capacidad de gozar de la vida?

Muchas teorías explican por qué las personas mayores son más felices o positivas que las generaciones más jóvenes.

Dana Rosenfeld, gerontóloga social de la Universidad de Westminster, en Reino Unido, señala en un artículo de The Conversation que, en principio, “la gente joven está expuesta a eventos más estresantes que las personas mayores” (como la reducción en los salarios o el desempleo). También, con la edad, dice, “tendemos a enfocarnos en los recuerdos e información positiva, y nos volvemos mejor en regular nuestras emociones”.

Laura Carlsten, profesora de psicología de la Universidad de Standford, en EE.UU., lo vincula a “la capacidad única de los humanos de reconocer nuestra propia mortalidad y monitorear nuestros propios horizontes temporales”.

De ahí se desprende que, como las personas mayores saben que están más cerca de la muerte, dice Carlsten, aprenden a vivir mejor en el presente. Se centran en lo que es importante hoy -como por ejemplo aquello que sienten- y ponen menos atención en metas a largo plazo.

Satisfacción sexual

Al contrario de lo que muchos suelen anticipar, diversos estudios revelan que la gente mayor tiene un elevado grado de satisfacción sexual.

Pareja mayor
Con menos presiones y menos ocupaciones familiares, la gente mayor tiene más tiempo para dedicarle al sexo.

Un estudio sobre actividad sexual y satisfacción en mujeres mayores llevado a cabo en EE,UU., por ejemplo, encontró que la mitad de las mujeres de alrededor de 80 años tenía orgasmos siempre o la mayoría de las veces durante una relación sexual.

¿Por qué con la edad puede llegar a convertirse en una experiencia más placentera?

“A medida que envejecemos, tenemos más madurez emocional para reafirmar y explorar más lo que queremos Y es desde ese lugar que nuestra experiencia sexual se expande y podemos de hecho empezar a focalizarnos en qué es lo que nos da placer”, le dice a BBC Mundo Catalina Lawsin, psicóloga clínica basada en EE.UU.

La seguridad en uno mismo, el sentirse cada vez más cómodo con quién es uno y con el propio cuerpo también contribuyen a convertir la experiencia sexual en una más placentera.https://d5615b2e2e9566b3e1e43c3ccf30f510.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html?n=0

Y a esto se suma el simple hecho de que, en la vejez, solemos contar con más tiempo libre y menos estresores en nuestra vida diaria para darle espacio al sexo, señala Natalie Wilton, terapeuta y trabajadora social con amplia experiencia en sexualidad en personas mayores.

“Si piensas en el típico adulto de mediana edad que tiene un trabajo a tiempo completo, niños, y cuida de otra gente, todo eso hace que su vida esté muy ocupada. Todo eso no queda fuera de la ecuación en la vida de los adultos mayores, con lo cual hay muchas buenas razones para que el sexo pueda mejorar con la edad”, asegura Wilton.

Claro que no es algo que pasa mágicamente, con solo entrar en la tercera edad.

Pareja mayor
La seguridad en uno mismo y la comodidad con el propio cuerpo ayudar a que las relaciones sexuales sean más placenteras.

“El sexo, a cualquier edad, tiene que ver con lo que pones de ti, tu actitud, así que si tu vida sexual no era buena antes de llegar a los 50, 60, o 70, no va a mejorar repentinamente”, aclara.

¿Y qué hay de los impedimentos físicos? Si bien es cierto el envejecimiento puede traer aparejadas enfermedades crónicas, complicaciones con la movilidad o problemas como la atrofia vaginal en las mujeres posmenopáusicas o dificultad para llegar a una erección en los hombres, estas son dificultades que pueden superarse, coinciden Wilton y Lawsin.

“Lo más importante es tener una conversación abierta con tu pareja y con los profesionales de la salud que te están medicando (en caso de una enfermedad crónica) para evaluar si la medicación puede estar teniendo algún efecto secundario en tu vida sexual y si hay otra cosa que se pueda hacer”, señala Wilton.

Lawsin comenta que hay muchas estrategias probadas (desde el uso de lubricante hasta juguetes sexuales) que pueden funcionar para aumentar la excitación y el placer.

Es importante también “hacer a un lado las suposiciones que tenemos en relación a cómo debe ser una relación sexual” y recordar que “la satisfacción sexual no se correlaciona con la frecuencia sexual ni la función sexual. Tiene que ver con cómo te conectas con tu cuerpo y en cómo eliges conectarte con tu pareja”.

Entonces… si ya se asoman en tu cabeza los primeros cabellos blancos, y de tu memoria ya se han borrado las fechas de cumpleaños de parientes y amigos, no te desesperes y abraza esta nueva etapa: hay habilidades que mejoran y muchas otras experiencias positivas que te esperan a la vuelta de la esquina.