Barcelona consigue su victoria 100 luego de ganar 2-1 al Real Madrid en un clásico dramático

0
1074

Jaque mate se podría decir de ahora en adelante en España en términos futbolísticos, un término del ajedrez que puede adquirir un significado importante en LaLiga que volvió a vivir un Clásico dramático, de esos a los que se está acostumbrado cada semestre en la rivalidad más importante del futbol mundial.

Barcelona venció 2-1 al Real Madrid y tiene prácticamente sentenciada una liga que tiene una distancia considerable ya de 12 puntos con los catalanes que sacaron ya el primer verso del Alirón este domingo en el Camp Nou.

La competición tiene 38 jornadas, pero un Clásico no forma parte de ninguna de ellas, es como si ambos equipos se elevaran para jugar en una cancha celestial, lejos del ruido y el barullo del resto de equipos de España y, más ahora, que todo podía definirse en la fecha 26, así lo entendían ambos equipos aunque tuvieron distintas maneras de demostrarlo.

Los blaugrana monopolizaron el balón pero los recorridos parecían ser más certeros para los dirigidos por Carlo Ancelotti quienes encontraron especiales bondades por banda izquierda y, en una de esas ocasiones, Vinicius originó que Araújo se equivocara y mandara el balón a su propia meta a los 9′.

Los blaugrana no flaquearon pero tampoco presionaron en busca del empate ante un Real Madrid que se notaba cómodo aunque fuera sin la pelota. Fue hasta una explosiva acción de tres tiros, uno de ellos que acabó en las redes cerca del descanso y con un Sergi Roberto de nueva cuenta inspirado en un Clásico que el Camp Nou salió del silencio en el que llevaba sumido por varios minutos.

Casi una calca del primer tiempo, el complemento representó mayor drama a medida que avanzaban los minutos con un Courtois cada vez más exigido y con un Asensio que anotó cerca del final, aunque la acción fue invalidada por fuera de lugar para dar respiro a los de Xavi Hernández.

Ya en la compensación, un centro por izquierda que fue rematado por Kessié de frente al marco representó la jugada que toda Cataluña estaba esperando y,posiblemente, la acción que puede valer toda una Liga: el marfileño saludó a una tribuna enloquecida ante una demostración de dramatismo en el Clásico, esta vez una que no solo da alegría a los ‘Culés’ sino que también puede poner ya el título 27 de LaLiga en las vitrinas de Saint Joan Despí, jaque mate dirían en el ajedrez, ‘Kessié mate’ se dice ahora en catalán.