Arena ya no cuenta con 35 votos seguros en la Asamblea Legislativa

2
1155

Por Luis Vazquez-Becker

El diputado John Wright Sol le puso al fin el cascabel a la dirigencia tricolor, la que tendrá que empezar a “pagar o cobrar” las cuentas a la planilla que escogió “de dedo” para los curules areneros en la presente legislatura.

A sus correligionarios, la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), les hizo creer que la selección de los que serían candidatos a diputados y suplentes en las pasadas elecciones sería democrática y que no habría “mano peluda” en la decisión de las bases.

Nada más alejado de la realidad, los puestos fueron comprados por quienes podían pagar una precampaña interna (que se había pactado no existiría y pocos no la hicieron) y una campaña a la población general para obtener un lugar como diputado. Los puestos los pagaron ellos, o grupos de poder que los financiaban.

ARENA ya no paga la campaña política de sus diputados y alcaldes, les ofrece un monto risible y el resto tienen que ver ellos de donde lo sacan.

De manera sorpresiva, se pueden observar declaraciones de la subjefa de la fracción tricolor, Milena Calderón quien, de manera soberbia, atribuyó a Wright el que no votara la decisión de la dirigencia con la cabeza agachada, a “su inmadurez” y a “no tener cimientos partidarios”.

La dirigencia arenera había pactado a escondidas, como siempre, su voto por el ahora fiscal Douglas Arquímedes Meléndez. Luego vino la ORDEN y sólo uno decidió no acatarla.

John Wright Sol no es cualquier pueblerino, su madre, abuelo y más importante aún bisabuelo, siempre desconocieron la palabra “obediencia” pero si fueron muy buenos al conjugar el verbo “mandar”, el mismo caso se aplica a su familia paterna.

“Mi consciencia me dicta que no puedo acompañar con mi voto favorable o desfavorable a un proceso poco transparente e irregular en sus procedimientos”,
así reza el comunicado que llevaba preparado para la hora del voto por el nuevo fiscal el señor Wright.

“Resulta que: la mejor manera de llevarse bien en la Asamblea Legislativa es dejarse llevar. Lo más fácil es alinearse a la forma tradicional de hacer las cosas. Pero hoy nuestro país ya no puede darse el lujo de mantenerse siguiendo los mismos patrones políticos”, acotó lapidariamente el legislador, advirtiendo que su voto no obediente es el primero, mas no el último.

John Wright Sol hizo lo que hizo de manera personal, pero no lo hizo solo. Según fuentes areneras, los diputados Karla Hernández, Juan Valiente, Ricardo Velásquez Parker y otros conocían el plan y no lo divulgaron a su jefe de fracción, mucho menos al COENA.

Norman Quijano, Ana Vilma y Cabrera Candray se limitan a observar los pasos que cada quien da en los corrillos legislativos.

Arena no tiene el asunto fácil, un motín comienza cuando un solo marinero disiente de las ordenes del capitán, lo demás es esperar.

Comments are closed.