Arabia Saudita: “Irán es el menos indicado para acusar a otros países de terrorismo”

0
897
El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz.

La batalla diplomática entre Riad y Teherán no cesa tras la ejecución de 47 personas en diferentes zonas de Arabia, entre las cuales había un importante clérigo chiíta. En uno de los últimos episodios, un alto oficial saudita aseguró que Irán es “el último país del mundo que puede acusar a otros de apoyar el terrorismo”.

“Irán es un régimen que patrocina el terrorismo, y es condenado por las Naciones Unidas y muchos países”, manifestó el funcionario en un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias SPA.

El oficial de alto rango denunció además “la flagrante intervención del país en la región, que incluye Irak, Yemen, Líbano y Siria”.

Arabia Saudita convocó el sábado al embajador de Irán para protestar contra la reacción “hostil” de Teherán tras las 47 ejecuciones.

La reacción de Rohani

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohani, estimó este domingo que los ataques del sábado a la embajada y un consulado sauditas son “totalmente injustificables”.

“La acción protagonizada anoche por un grupo de radicales en Teherán y Mashhad [noreste], que causó daños en la embajada y el consulado sauditas, son totalmente injustificables”, afirmó el presidente Rohani.

Al mismo tiempo, el dirigente condenó la ejecución del líder chiíta saudita Nimr Baqer al Nimr, que originó la violencia.

El clérigo chiíta, un crítico feroz de la dinastía Al Saud, fue ejecutado el sábado junto con otras 46 personas, todas acusadas de “terrorismo”.

Rohani pidió al ministro del Interior “trabajar con el poder judicial y el ministerio de Inteligencia para identificar a los agresores y llevarlos ante la justicia, para que se termine con estas acciones odiosas y se garantice la seguridad de las representaciones diplomáticas”.

Poco antes, el fiscal de Teherán había anunciado la detención de 40 personas al hilo del ataque a la embajada saudita en Teherán.

Otras cuatro personas fueron detenidas en la ciudad de Mashhad, donde unos manifestantes atacaron el consulado.