Al Mourabitoun, el grupo terrorista islámico que se atribuyó la toma del hotel Radisson en Mali

0
1198
Adnan Abu Waleed Al Sahrawi, uno de los líderes de Al Mourabitoun.

Los yihadistas están afiliados a Al Qaeda. Sin embargo, en mayo juraron lealtad al ISIS. Se cree que su fundador fue muerto en un ataque aéreo norteamericano.

El grupo islámico Al Mourabitoun (“Los centinelas”, por su traducción) es una agrupación yihadista de África Occidental que nació en el norte de Mali y está conformada por touaregs y árabes, en su mayoría. La agrupación armada es una filial de Al Qaeda en el Magreb Islámico y nació en 2013 luego de la fusión entre Al Mulathamun (“Los enmascarados”), Battlalion (AMB) y el Movimiento por la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUJAO).

Históricamente, esta milicia yihadista mantuvo una alianza con Al Qaeda en el Magreb Islámico. SIn embargo, en los últimos meses surgieron dudas respecto de su vigencia. También a la permanencia del grupo como tal.

Luego de esta unión entre tres agrupaciones diferentes, el grupo terrorista -comandado en un principio por Mokhtar Belmokhtar- señaló que se encontraba más fuerte que nunca. Sus militantes se calculan que alcanzan un total de dos mil. Sin embargo, algunas fuentes de inteligencia creen que esa suma es errónea y que en los últimos meses lograron mayor volumen.

Las dudas respecto de la conducción de Al Mourabitoun son varias. En primer lugar, no está claro quién la conduce. En julio pasado, un bombardeo aéreo realizado con drones por los Estados Unidos había sido anunciado como exitoso. En él se suponía que había muerto Belmoktar, líder de los yihadistas de Mali.

Pero el cofundador del grupo islamista, Adnan Abu Waleed al Sahrawi, se autoproclamó emir, es decir, líder, situación que generó una crisis interna en el ejército irregular. Según él cumple una doble función dentro de Al Mourabitoun: es el jefe y su vocero. Muchos creen que Al Sahrawi actúa desde afuera del país, aunque no se conoce su paradero.

Incluso, fue Al Sahrawi quien anunció la alianza con el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en mayo pasado. Sin embargo, luego hubo una desmentida sobre esta alianza y se informó que esa medida había quedado en discusión con la cúpula.

Sin embargo, luego de este anuncio, un reaparecido Belmokhtar señaló que el grupo mantenía su unidad con Al Qaeda en el Magreb Islámico. Esto hizo pensar a los investigadores que en el interior de la milicia se generó un quiebre. Sin embargo, nunca se anunció la disolución de Al Mourabitoun, quien hoy confirmó que sigue activo en Mali.

La información respecto a Al Mourabitoun es confusa. Su joven conformación y sus múltiples alianzas la hacen aún más compleja. Además, la composición de sus milicias la hacen dispersa y poco localizable. Hoy realizó su golpe más espectacular al tomar el Hotel Radisson -en la capital Bamako-, y mantener secuestradas a más de 170 rehenes, la mayoría extranjeros.