¿A que va el papa a México?

0
1051

El Papa Francisco estará en México del 12 al 17 de febrero y en su primera visita el Obispo de Roma eligió visitar zonas marginadas del país en Chiapas, Estado de México, Michoacán y Ciudad Juárez en el estado de Chihuahua. Esta elección es la que encendió los focos rojos de la clase religiosa, de los políticos y de analistas.

¿A que va el papa a México?

Según el especialista en religión, Bernardo Barranco, el Papa “no viene a regañar, sino a seducir, a recuperar la fe”, pues los datos sobre la disminución del número de católicos en México es abrumadora, de un 95% en 1980 a un 83% en la actualidad, según el INEGI (Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática).

Fray Luis Javier Rubio Guerrero, miembro del Consejo del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, explicó que ante el crecimiento de otras religiones, la Iglesia católica ya no se plantea la reconquista a nivel religioso de aquellos que han abandonado la religión católica. Sino que busca trabajar con otros credos sobre los valores universales para construir una sociedad más justa, según comentó al diario mexicano El Universal.

No obstante, esto dejaría como solo un recuerdo la famosa frase que a Juan Pablo II le gustaba repetir en cada visita al país: “México siempre fiel”.

Para María Luisa Aspe, catedrática de la Universidad Iberoamericana destaca que el Papa Francisco ha hecho un llamado interreligioso por la paz.

Pero el mismo Pontífice explicó en un video que va a hablar sobre temas de migración, de igualdad, pero sobre todo a pedir por la paz.

Sin embargo, todos los sectores estarán leyendo entre líneas todos los mensajes de Bergoglio, pues cualquier comentario sobre la difícil situación de México en cuanto a violencia podría leerse como una crítica al gobierno.

Soledad Loaeza, profesora del Colegio de México, dijo que Francisco puede dar la sorpresa, pues no tiene pelos en la lengua y viene con ganas decir muchas cosas.

El subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Humberto Roque Villanueva aseguró que el gobierno no tomará a mal si el Papa hace críticas al gobierno.

Pero esta visita puede ser muy incómoda debido a los lugares donde estará el Papa, como los calificó el diario El País, “los agujeros negros de México”.

La primera parada es en Ciudad de México, donde cumplirá con los protocolos destinados a un Jefe de Estado, pero el 14 de febrero estará en Ecatepec, una de las zonas marginadas del Estado de México y ahí comienza la controversia pues el Estado de México ha sido uno de los más violentos.

Según datos del INEGI, en 2012, ocupó el primer lugar en la tasa de delitos con más de 56  por cada cien mil habitantes. Y según diversos organismos especializados en secuestros y homicidios también ocupa el primer lugar en denuncias de homicidios, el segundo a nivel nacional de secuestros y extorsiones.

Y a pesar de que no hay cifras oficiales aún, en esta entidad se registra el mayor número de feminicidios y desaparición de adolescentes y jovencitas.

Y el tour por las vergüenzas nacionales sigue en Chiapas, estado con el mayor número de pobres, la mayoría indígenas, el Papa oficiará una misa en varios dialectos de la zona. También se espera que hable sobre la protección a los migrantes de los países centroamericanos.

En Morelia, Michoacán, Francisco continuará su gira donde se reunirá con sacerdotes y religiosos, sin olvidar que algunos han sufrido en carne propia la violencia de la delincuencia organizada que ha hecho que el estado sea vigilado por el ejército mexicano.

El 17 de febrero y a cientos de kilómetros al norte, el Santo Padre visitará un centro penitenciario en Ciudad Juárez, esta ciudad es conocida por su inseguridad y los feminicidios. Actualmente viven 1 millón 335 mil, 494 mil vive en pobreza, es un 37% del total según INEGI.

Este es el contexto de la visita del Papa, que durante cinco días visitará las zonas más conflictivas de la última década; coincidencia o no, él solo viene a rezar por la paz.

 
Por Ivon Álvarez Rojas