A El Salvador no le importa la invasión de Rusia a Ucrania

0
480

San Salvador — El Salvador se abstuvo de respaldar una resolución de la Asamblea
General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que exige a Rusia el retiro
incondicional de sus fuerzas militares en Ucrania, en una votación que se llevó a cabo al
mediodía de este miércoles hora centroamericana.
El dictamen de carácter no vinculante obtuvo 141 votos a favor, 5 en contra y 34
abstenciones. Ningún país de América Latina votó en contra, pero se abstuvieron
Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua.
La ONU también demandó a Rusia poner fin inmediato a los ataques en Ucrania, revertir
la decisión de reconocer la independencia de Donetsk y Luhansk y abstenerse de
amenazar a otros estados miembros de la Organización.
El Salvador ha guardado silencio sobre el conflicto bélico que comenzó el 24 de
febrero, cuando Rusia lanzó una ofensiva militar contra Ucrania. El fin de semana
pasado evitó pronunciarse sobre el tema en una reunión del Consejo Permanente de la
Organización de los Estados Americanos (OEA).
Además, la Asamblea Legislativa de ese país, dominada por el partido gobernante
Nuevas Ideas, se rehusó a dedicar un minuto de silencio por las víctimas
ucranianas en la sesión de este martes, así como de discutir un pronunciamiento

sobre el conflicto que incluía la condena a Rusia, el rechazo al uso de la fuerza y las
violaciones a los derechos humanos.
Previo a la votación en la ONU, Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea
para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, invitó a El Salvador a definir una
postura en favor de Ucrania.
“Aunque todavía no hemos escuchado la voz de El Salvador en el concierto de las
democracias para defender el derecho internacional y el estado de derecho en Ucrania,
esperamos contar con su apoyo para esta resolución, para sentarse al lado de los
demócratas”, dijo Borrell.
Napoleón Campos, especialista salvadoreño en Relaciones Internacionales, dijo a
Bloomberg Línea que El Salvador se está aislando de la comunidad internacional de
manera inexplicable.
“Esta abstención en la ONU va a calar hondo en los países aliados del hemisferio, en la
confianza. Ese es el punto, la confianza es un factor que cuesta construir en las
decisiones internacionales, el presidente (Nayib Bukele) tiene un propósito no revelado
sobre por qué adopta esta posición”, analizó Campos.
La democracia interna se debe reflejar en las acciones exteriores del país, opinó. “Me
está haciendo dudar si todavía seguimos siendo una democracia al adoptar estas
posiciones… alejar al país de estos consensos internacionales hemisféricos y planetarios
como Naciones Unidas me preocupa”.
A diferencia de otras economías en América Latina, como México, Brasil o Argentina, El
Salvador no posee lazos fuertes comerciales o de inversiones con Rusia. “Estas
decisiones del gobierno de El Salvador pareciera que no tienen un fundamento en
la economía real, en la política real. Si esto no es así, uno se pregunta desde el
sentido común cuáles son los intereses que tiene por votar de esta manera evitando este
consenso”.