2-1: El líder de la Liga Española pierde en Mestalla

0
998

El Real Madrid cayó en Mestalla ante un resucitado Valencia. Pesó demasiado el inicio del partido, en el que el líder de la Liga encajó dos goles del Valencia en menos de diez minutos. Zaza controló de espaldas a la portería en el 5’ y sacó un disparo a la media vuelta ante el que nada pudo hacer Keylor Navas. El golpe fue doble porque cuatro minutos más tarde, en un rápido contragolpe, Orellana aumentó distancias.

Le tocaba remontar al Real Madrid y cuando se cumplía el cuarto de hora pudo estrenar su marcador. Cristiano Ronaldo controló en el área, alejó a su marcador con una bicicleta y remató. El balón se paseó por la línea de gol y James, algo escorado, disparó pero Munir, bajó palos, despejó el esférico. Seguían atacando los blancos y Benzema, desde la frontal del área, obligó a lucirse a Diego Alves en el 21’.

Marcó Cristiano Ronaldo

El partido era de ida y vuelta. Parejo, de falta, tuvo como respuesta la gran estirada de Keylor Navas en el 30’ y nueve minutos después llegó el turno de los visitantes. Centró Carvajal y el balón terminó en las manos del portero local tras el recurso de Cristiano Ronaldo, que remató de tacón. El portugués estaba muy activo y antes del descanso redujo distancias. Asistió Marcelo en el 44’ y Ronaldo se adelantó a todos para llevar el balón a la red con la cabeza.

Con el Valencia metido atrás y el Real Madrid presionando muy arriba y recuperando pronto el esférico comenzó la segunda mitad. El acoso madridista en busca del empate era total y cerca estuvieron de lograrlo los blancos en el 52’ tras el disparo de Marcelo. Diego Alves atrapó en dos tiempos el esférico.

No llegó el empate

Bale sustituyó a James diez minutos después y los blancos seguían buscando el empate. Cerca estuvo de llegar en el 85’. El centro-chut de Lucas Vázquez, que minutos antes había entrado en lugar de Modric, pasó a escasos centímetros del poste. También pudo marcar Ramos de volea en el 89’, pero el esférico no encontró portería por poco. La falta de puntería estaba condenando al Real Madrid y así se vio en la última oportunidad del partido. Centró Marcelo y el remate de cabeza de Cristiano Ronaldo rozó el larguero.