12 seleccionados salvadoreños fueron castigados por indisciplina

0
441

La Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) informó el martes que 12 jugadores de la selección nacional implicados en actos de indisciplina después del partido amistoso ante Perú, disputado en Washington en septiembre fueron castigados.

La Comisión Regularizadora de la FESFUT reveló las sanciones según la gravedad de los actos de indisciplina. Suspendió como seleccionado nacional por un plazo de sesenta días y multó con el 10% de su salario o prestación al jugador Darwin Cerén.

Según la normativa del Régimen Disciplinario de las Selecciones Nacionales, Cerén habría incurrido en “actos indicadores de vulgaridad, irrespeto, incultura o irresponsabilidad, generadores de juicios equívocos que propiciaran censura a la calidad de seleccionado”.

Por su parte, los jugadores Nelson Bonilla, Alexander Larín, Joaquín Rivas, Enrico Dueñas y Nelson Flores Blanco quedaron suspendidos 30 días como seleccionados nacionales y deberán cubrir una multa del 10% de sus salarios o prestaciones como seleccionados.

Además, se impuso una amonestación pública escrita a los jugadores Narciso Orellana, Michelle Mercado, Cristian Gil Hurtado, Ronald Rodríguez, Brayan Tanacas y Kevin Santamaría.

Se exoneró en cambio de cualquier responsabilidad al jugador Kevin Carabantes, por los hechos investigados en el procedimiento, al declararse que no participó en los mismos.

Los actos de indisciplina que se imputan ocurrieron en el hotel y concentración después del partido amistoso que se jugó en la fecha FIFA ante Perú, que se impuso por una paliza de 4-1 el 27 de septiembre 2022.

La FESFUT reiteró su posición de cero tolerancia a conductas que infrinjan los principios y valores de la FIFA y la CONCACAF, y enfatizó que éstos deben ser acatados por todos los participantes del fútbol salvadoreño.

Sin dar detalles sobre en qué consistieron los actos de indisciplina, la FESFUT enfatizó que, una convocatoria a selección nacional y una concentración en hotel, debe considerarse como un privilegio para todo jugador que en ese momento representa a todo un país, y por lo tanto conlleva la responsabilidad de acatar las reglas.