Sánchez Cerén fustiga a oposición y vuelve a atacar a los medios de comunicación

0
782

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, reiteró el pasado fin de semana que el partido ARENA continúa con su campaña de boicot y que los medios de comunicación continúan generando temor en la población y no publicando los resultados de los supuestos logros del Gobierno.

Según el mandatario, hay un grupo de parlamentarios que está en contra de los programas que impulsa el Gobierno, “yo llamo a ese partido, yo llamo a esos diputados a que es tiempo que piensen en El Salvador, que no piensen en sus intereses, ellos están preocupados por todas las iniciativas que hace este Gobierno”, dijo.

Sánchez Cerén se quejó que ARENA “quiere regresar al Gobierno para que esos pocos se sigan enriqueciendo, por eso tienen esa campaña difamatoria, de mentiras, por ello hay que respaldar todas las iniciativas que presenta el Gobierno, para que los que tienen más paguen más”, señaló, con una política de explotación de odio entre clases sociales y económicas.

Como ya acostumbra el presidente de la República, en su discurso afirmó que los medios de comunicación no divulgan su concepto personal de realidad del país, “en los medios de comunicación, radio, televisión, periodismo solo información que lleva a la población a tener miedo, no existe una información con ética y profesionalismo, que le diga la verdad al pueblo, que no le esconda nada pero que lo trate con ética y con profesionalismo”, se atrevió a decir.

El mandatario considero que el servicio que brindan los medios informativos es “en función de las personas”, por ello dijo que han denunciado la campaña de desestabilización a nivel internacional “es una campaña que busca ignorar los resultados de este Gobierno”.

De acuerdo a expertos comunicadores, los ya asiduos reclamos del funcionario son producto de que los medios de información no repiten las lineas de propaganda del Estado y que la independencia de los medios de comunicación social se mantiene. Mientras, el gobierno gasta millones de dólares en campañas de propaganda en los medios que ataca.