Sánchez Cerén elogia a su Gobierno por medidas contra pandillas

0
1059

El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró el pasado sábado que las medidas extraordinarias que impulsa su gobierno para combatir la criminalidad ya están dando resultado.

Según el mandatario, las autoridades han logrado desarmar la coordinación entre prisiones y grupos en libertad. Además, según Sánchez Cercén los cuerpos de seguridad han comenzado a tomar control de los territorios donde operan y controlan todo las estructuras criminales.

“Hemos desarmado el comando de coordinación que tenían los grupos de pandillas en los centros penales”, dijo el mandatario en un acto de propaganda en Chalchuapa, Santa Ana.

El gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas extraordinarias que arrancaron al decretar estado de emergencia en siete cárceles y aislaron a los cabecillas de estos grupos criminales.

Días después la Asamblea Legislativa aprobó un paquete de medidas extraordinarias que afectan el sistema penitenciario y autorizó a las autoridades para someter a aislamientos severos a estos criminales.

Asimismo, el Gobierno se abrogó mayores facultades para ejecutar medidas severas para las empresas telefónicas que no bloquearan las señales en los alrededores de las cárceles, ante la incapacidad de las autoridades de detener el ingreso de celulares y equipo electrónico al interior de las cárceles.

Las autoridades sostienen que las órdenes de homicidios, extorsiones y otros delitos salian de las prisiones donde se encuentran los principales cabecillas de las maras o pandillas, sin embargo os índices de violencia, con todas las medidas tomadas han bajado apenas un 3 %, según analistas y especialistas en Seguridad.

Sánchez Cerén destacó que con el estado de emergencia en las cárceles, uno de los logros es que “hemos hecho requisas en los centros penales y en esas requisa hemos encontrado más de 580 celulares que hemos decomisado”.

Más de 450 líderes pandilleros han sido confinados en celdas de aislamiento y están siendo trasladados a un penal de máxima seguridad donde permanecerán bajo un régimen especial y sin ningún tipo de comunicación con el exterior. Ni sus familiares podrán visitarlos.

Las autoridades también desplegaron dos contingentes de militares y policías de las fuerzas elites, que suman ya 1,800, para buscar y desmantelar los grupos de pandillas que se han desplazado a las zonas rurales donde han perpetrado enfrentamientos armados con las fuerzas gubernamentales.

Estas unidades tiene la misión de perseguir y capturar a unos 100 cabecillas para neutralizar su actividad de conducción de estas estructuras criminales.

A la fecha no han podido capturar ni uno de dichos cabecillas.

“Hemos comenzado a tener un control en el territorio, desplegamos una fuerza especializada de seguridad, mil hombres que están en la disposición de actuar de inmediato para garantizar el control del territorio, pero más que todo para garantizar la seguridad de las personas”, aaseguró el mandatario.

Sánchez Cerén aseguró que todas las medidas que están implementando “tiene el respaldo de la población, todo el pueblo está de acuerdo con estas medidas, todo el pueblo se siente tranquilo con esas medidas y hemos logrado que la Asamblea Legislativa, el poder Judicial y el Ejecutivo nos unamos para aplicar esas medidas”.

El presidente de la República informó también que dentro de los centros penales se construirán celdas exclusivas para los miembros de pandillas más peligrosos que se capturen.

El mandatario anunció la ampliación y ejecución de algunas medidas para la seguridad, que se agregarían a las que recientemente se han implementado.

Además de las celdas especiales, Sánchez Cerén informó que se construirá un nuevo centro penal para prisioneros con penas menores o en proceso de salir, algo así como un Centro Penal de Mínima Seguridad.

Con respecto al financiamiento de las medidas en vigor, Sánchez Cerén dijo que “nosotros tenemos los recursos porque se aprobó una contribución especial (impuesto a la telefonía) y esa contribución especial nos da recursos para poner en marcha estas otras medidas”.

Sin embargo, el Gobierno pidió $100 millones de refuerzo que le autorizó la Asamblea Legislativa y la semana pasada intentó pesar otros $152 millones que no pudo justificar en su correcto uso y que la oposición le denegó.

A pesar de que el mandatario aseveró tener los fondos para ejecutar sus planes de Seguridad, los diputados de su partido, el FMLN, insisten en que es imperativo aprobar financiamiento, aparentemente sin límite, para las medidas de seguridad.

Según las autoridades de Seguridad Pública, las pandillas tienen más de 70.000 jóvenes y adultos y, según ellas, son los responsables de la mayoría de los crímenes cometidos en el país. Están involucradas en el narcotráfico y el crimen organizado, extorsionan y cobran derecho de piso a comerciantes y empresarios del transporte, y asesinan a los que se niegan a pagar.