Pandillero de la MS13 se declara culpable de varios asesinatos en Nueva York

0
571

Agencias y DL.net.- El pandillero de la MS-13 Enrique Portillo se declaró culpable este jueves en Nueva York de delitos de crimen organizado y porte de armas por su participación en cuatro asesinatos, entre ellos de las adolescentes Kayla Cuevas y Nisa Mickens en 2016, y cuatro intentos de asesinato, por lo que afronta una pena máxima de cadena perpetua, informó la fiscalía federal.

Portillo, de 26 años y conocido como “Oso” y “Turkey”, se declaró culpable en una corte federal de Long Island, lugar donde ocurrieron los hechos y tiene presencia desde hace décadas La Mara Salvatrucha.

Según un comunicado de la Fiscalía, el liderazgo de la MS-13 tiene su base en El Salvador, Honduras, Guatemala y México, pero tiene miles de miembros en todo EE.UU. Con numerosos subgrupos, es la organización criminal más violenta en Long Island.

En 2017, la actividad criminal de la MS-13 llevó al entonces presidente Donald Trump a presentarse allí para declarar la guerra al grupo y prometer “desmantelar, erradicar y deportar” a sus miembros.

Ese año se conocieron 17 asesinatos cometidos a lo largo de 18 meses que las autoridades atribuyeron a las “Maras”.

Entre las víctimas estaban las amigas Cuevas y Mickens, de 16 y 15 años, ambas estudiantes de la escuela superior de Brentwood (un suburbio de Long Island), que fueron asesinadas con machetes y bates -armas preferidas de la pandilla- cuando caminaban juntas hacia sus casas.

Ninguna de las jóvenes pertenecía a la pandilla: Cuevas y algunos de sus amigos estuvieron envueltos en un altercado en la escuela con miembros de la MS-13 que posteriormente juraron vengarse de ella, señaló la fiscalía.

Indica además que Portillo, miembro del subgrupo Sailors Locos Salvatruchas Westside, y otros pandilleros salieron el 13 de septiembre en un coche en busca de rivales para asesinarlos cuando vieron a las jóvenes y pidieron permiso a un líder de la pandilla para matarlas, a lo que procedieron.

El cuerpo de Mickens fue hallado ese mismo día y el de Cuevas un día después, detrás de una residencia.

En 2017, Portillo fue arrestado y trasladado a una cárcel federal de Brooklyn, donde intentó asesinar a dos miembros de pandillas rivales. EFE