Irán entrega a Venezuela presidencia de MNOAL

0
602

Venezuela asumió el sábado la presidencia del movimiento de los Países No Alineados en una cumbre en la isla Margarita a la que asistieron pocos jefes de Estado, justo cuando la nación busca un espaldarazo en medio de una crisis política y económica.

El presidente Nicolás Maduro había apostado a que la XVII cumbre del movimiento en la caribeña isla fuera un éxito “recordado por siglos”. Pero aunque fueron invitados los 120 países que integran el bloque, la convocatoria palidecía -al menos hasta el sábado al mediodía- frente a reuniones previas, incluyendo la de Irán en el 2012, a donde fueron 35 líderes.

Venezuela recibió del mandatario iraní la presidencia pro témpore del grupo fundado en 1961 por los próximos tres años.

Para el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Aristóbulo Istúriz, era “fundamental” que Maduro asumiera la presidencia del movimiento, creado hace medio siglo por naciones que no querían alinearse con Estados Unidos o la Unión Soviética.

“Existe un proceso de recolonización en la región. El presidente (de Estados Unidos, Barack) Obama parece que antes de irse tiene el compromiso de cambiar la correlación de fuerzas en la región”, dijo Istúriz el jueves en un encuentro con la prensa extranjera.

“Frente a ese proceso de recolonización de la región, Venezuela ha ejercido una especie de resistencia”, agregó.

A la turística isla llegaron los presidentes de Irán, Hassan Rouhani, de Zimbabue, Robert Mugabe y de Palestina, Mahmud Abbás. También arribaron aliados regionales como el cubano Raúl Castro, el ecuatoriano Rafael Correa, el boliviano Evo Morales y el salvadoreño Salvador Sánchez.

El Gobierno no brindó una cifra oficial de participación, pero el sábado seguían llegando algunas delegaciones. También se hicieron presentes vicepresidentes, cancilleres y algunos embajadores acreditados en Venezuela.

Millones de dólares

La isla recuperó su esplendor en las zonas cercanas al evento y a los lujosos hoteles que alojan a los mandatarios y sus delegaciones. Pese a todo, algunos pobladores consideraron que se tratan de mejoras provisionales.

Algunos establecimientos comerciales estaban repletos de comida importada, y en la semana no se observaron filas en las afueras de los supermercados para adquirir productos, algo muy común en el país donde se vive con escasez, inflación de tres dígitos y recesión económica.