Incendio en hospital para pacientes de Covid-19 en Irak deja decenas de muertos

0
659

Un catastrófico incendio en un hospital para pacientes de COVID-19 de la ciudad de Nasiriyah, Irak, se produjo esta madrugada dejando 64 personas fallecidas, según funcionarios de Washington salud, de acuerdo a información publicada por la agencia de noticias AP y el portal de The Washington Times. 

El lunes por la noche se desató un incendio en un hospital para pacientes de Covid-19 en la ciudad de Nasiriya, al sur de Irak, que ya se ha cobrado la vida de al menos 92 personas y ha dejado a más de 100 heridos. Las investigaciones iniciales señalan que el incendio se produjo a causa de la explosión de una bombona de oxígeno, suceso por el que el Gobierno central ya está buscando responsabilidades.

La sociedad iraquí enfrenta un nuevo revés. El lunes, un incendio arrasó con la planta del hospital Al-Hussein, en la provincia de Dhi Qar, dedicada al tratamiento de pacientes con Covid-19; accidente que ya ha dejado 92 muertos y más de un centenar de heridos. 

Según las autoridades locales, el fatídico fuego habría comenzado la noche del 12 de julio cuando las chispas de un cableado defectuoso se propagaron a un tanque de oxígeno, algo que lo hizo explotar y desencadenó el caos en la ciudad del sur de Irak.

Con la conflagración ya controlada, este martes los bomberos y equipos de rescate comenzaron a buscar más cadáveres entre los escombros del edificio, a pesar de que el humo dificultaba los operativos.

“El fuego ha atrapado a muchos pacientes en la sala de Covid-19 y los equipos de rescate tienen dificultades para llegar a ellos”, dijo un trabajador sanitario a la agencia Reuters, justo antes de entrar al edificio en llamas.

Mientras tanto, el Ejecutivo convocó reuniones urgentes para definir el origen del incendio, mandar ayuda médica de forma inmediata y rastrear a los responsables de la tragedia. Por el momento, se ha ordenado la suspensión y la detención de los directores de Salud y de Defensa Civil de Nasiriya, junto al director del hospital Al-Hussein.

La indignación de los iraquíes por la negligencia

Tras el accidente, son muchas las personas que se reunieron en torno de la morgue de la ciudad para exigir rendición de cuentas por lo que señalan como negligencia. Muchos de los que allí se reunieron estaban esperando los cadáveres de sus familiares.

“No hay una respuesta rápida al incendio, no hay suficientes bomberos. Los enfermos han muerto quemados. Es un desastre”, dijo Mohammed Fadhil mientras esperaba que le entregaran el cuerpo de su hermano.