Incendio en California: más de 13 mil personas evacuadas

0
517

Al menos 13 mil personas evacuadas y 24 casas destruidas es el resultado que ha dejado hasta el momento un incendio en el norte de California.

Sin embargo, un clima más fresco ayudó a cuadrillas de bomberos a abrir una brecha cortafuego entre el incendio forestal y algunas de las miles de viviendas que corrí­an peligro mientras las llamas destruí­an maleza seca que no habí­a ardido en años.

El incendio, el más grande ocurrido durante la sequí­a que ha asolado a California, triplicó su tamaño el fin de semana a 150 kilómetros cuadrados (93 millas cuadradas), generó sus propios vientos que atizaban las flamas y en unas horas convirtió miles de hectáreas de maleza seca y arbustos de manzanita secos en tierra yerma.

“Hay bastante maleza vieja crecida y cuatro años de sequí­a la han secado totalmente”, dijo Lynne Tolmachoff, portavoz del Departamento de Bosques y Protección Contra Incendios de California. “Estaba lista para arder”.

Las llamas continuaban vivas en la zona de Lower Lake, a unos 160 kilómetros (100 millas) al norte de San Francisco y a 16 kilómetros (10 millas) de Clear Lake, el lago de agua dulce más grande en California, un lugar popular entre campistas y aficionados a pasear en botes.

Funcionarios de bomberos dijeron que el fuego no amenazaba casa alguna alrededor del lago.

Los residentes desalojados expresaron su asombro ante la veloz propagación de las llamas.

“Me siento agobiada”, declaró Donna McDonald, de Clear Lake, en una secundaria habilitada como albergue. “Me sentí­ muy contenta cuando no vi más humo. Después de súbito el incendio se hizo grande nuevamente”.

Layna Rivas, de Clearlake Oaks, desalojó su casa el fin de semana y querí­a regresar para alimentar sus pollos.

“Uno tiene que quitarse el apego y creer que todo estará bien”, dijo. “Mi lugar va a estar seguro, al igual que mis animales”.

Gracias a un descenso en las temperaturas y un aumento en la humedad el lunes, los bomberos contuvieron más partes del incendio, dijo el capitán Don Camp, del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California.

“Esperamos sólo enfrentar los vientos del clima en lugar de los vientos que generan los mismos incendios”, afirmó.

Numerosos incendios en los estados de California, Washington y Oregon se deben a la sequía luego que que el calor del verano y la sequía convirtieron en materiales combustibles la vegetación seca en la costa oeste.