Francisco Flores Pérez es expresidente, les guste o no

2
1005

Por Mauricio Eduardo Colorado.-

Se ha conocido el delicado quebranto de salud del ex presidente Francisco Flores Pérez, quien se encontraba guardando prisión en su casa de habitación por orden de las autoridades judiciales que conocen del caso de apropiación de fondos provenientes de Taiwan que se le acumula, dentro de su gestión presidencial. Indudablemente, la presión que dicho juicio provoca en cualquier persona, puede desencadenar  la afección en su salud, que le han determinado los médicos, y que lo tiene postrado gravemente en un hospital privado.

No somos jueces para determinar la culpabilidad o inocencia del ex funcionario, pero como humanos, consideramos que no podemos dejar de tener sentimientos de humanidad  para con el enfermo, ni para con sus familiares y amigos, ante la gravedad del estado de salud de cualquier persona. Sin embargo no nos sorprende la reacción calenturienta de algunos políticos que han despotricado ante el caso, exigiendo que no se suspenda el juicio que se le sigue por su cuestionado proceder, demostrando con ello un fanatismo  incontrolado, que deja mucho que desear de tales personas.

A estas alturas de la civilización, a nadie se le puede justificar que la enfermedad de un ser humano, o la muerte misma le produzca alegría o satisfacción, especialmente porque el ex presidente, hasta el momento se debe considerar inocente, ya que no ha sido vencido en juicio.

A este punto de la presente reflexión, cabe preguntarse si vale la pena celebrar una condena penal  a alguien que en caso de sobrevivir, quedará incapacitado de por vida –salvo un milagro de Dios-y probablemente, viviendo como un vegetal por mucho tiempo. Por eso creemos que si el deseo del Supremo sea que el ex presidente  conserve la vida, será un consuelo para su familia, a quienes les deseamos que puedan superar esta penosa prueba.

Alguien manifestó su duda de que lo ocurrido sea una trampa para lograr escapar de la justicia, o que con esta terrible prueba lo que se pretenda es solicitar la salida del país del ex presidente a un tratamiento en el extranjero, y de esa forma evadir la justicia.

Realmente quienes así piensan demuestran tan bajos sentimientos de humanidad que nos resulta difícil creer y entender cómo y en qué ambiente se han criado. En estos momentos y en estos casos, se revela la ideología de la izquierda, porque en Suramérica, y en todos los países donde controlan el poder político, han logrado sentencias condenatorias, para dirigentes políticos, pese a la avanzada edad de los acusados.

En estos casos, es notorio cómo el anticristiano valor de la venganza, se ha impuesto ante la razón y el perdón. Pareciera que tener encarcelados a personajes  de edad avanzada, les produce alguna sensación de placer que es injustificable. Y ello tomando en cuenta que generalmente quienes persisten implacablemente contra políticos, han cometido crímenes incalificables. Por nuestra parte, condenamos ese odio  desmedido de origen político, y nos unimos a quienes manifiestan sus sentimientos de solidaridad y misericordia con la familia.

Comments are closed.