El caso del niño cambiado ¿Culpa o dolo?

0
630

Por Mauricio Eduardo Colorado.-

Se ha dicho que  a un médico se le ha destruido la vida y su profesión al desprestigiarlo profesionalmente. También se ha dicho que la Fiscalía ha actuado precipitadamente y con abuso de autoridad y prepotencia, al dictar orden de captura en forma prematura contra el médico. Sin embargo la realidad es que no sabemos si se cometió algún delito, o si todo  ha sido otra cortina de humo en atención a tanto problema que anida actualmente en nuestro país.

Súmele a todo eso mi estimado lector, la reserva judicial  total que se le ha dado  al caso, que lo hace tan peculiar, pero al mismo tiempo no menos importante, y por ello no justificable para que se cometa una injusticia, o se deje por un lado el majestuoso imperio de la ley y la justicia.

En todo este embrollo, hay un hecho real, y es que un niño recién nacido, llego a un hogar de unos padres  que no eran los propios (y por lo tanto, otro niño, debió llegar a otro hogar, también equivocado). Semejante  situación no es una simpleza ni una cosa sin importancia.

Es en realidad una cosa tremenda que no debe cubrirse con el manto del olvido. Definitivamente  que la gravedad  del asunto exige su aclaración total. El caso amerita definir si hubo culpa o dolo, es decir si hubo deseo de cambiar el niño con todas sus secuelas como trata de personas, venta de órganos o qué más hay detrás, como redes delictivas, coautores o cómplices, o si se trata de una negligencia, en cuyo caso también debe investigarse  quien o quienes la cometieron, deducir responsabilidades, personales o institucionales, y desde luego, indemnizaciones o reparaciones, y aclaraciones sobre lo que realmente pasó.

Así como el Ginecólogo reclama su prestigio, el Hospital y su personal, incluyendo al Médico pediatra deberán proteger el suyo. Discúlpennos las autoridades  del país y las autoridades privadas involucradas, pero el hecho de que la leche ya ha sido derramada, no los exonera  que se establezca la verdad, y conozca el resultado de lo ocurrido.