Ecuador: el oficialista Lenín Moreno obtiene mayoría de votos según resultados preliminares

0
969

El candidato oficialista Lenín Moreno obtuvo este domingo la mayoría de los votos en las elecciones presidenciales de Ecuador con el %51,8 escrutado.

Según el primer boletín oficial del Consejo Nacional Electoral, Moreno obtuvo el 38% de los votos.

Le siguió el exbanquero y empresario Guillermo Lasso, quien ha conseguido el 29% de los votos hasta el momento.

Si la tendencia se mantiene, el país irá a una segunda vuelta electoral para definir quién será el sucesor de Rafael Correa, quien encabezó el gobierno durante 10 años.

Según la constitución ecuatoriana, para que un binomio presidencial gane en primera vuelta debe obtener al menos el 50% de los votos.

O el 40%, con una diferencia de al menos 10% con los demás candidatos.

Las urnas cerraron a las 17:00 hora local y a partir de allí el Consejo Nacional Electoral inició el conteo de votos.

En esta elección se elige al presidente y vicepresidente de Ecuador, además de todos los miembros de la Asamblea Nacional, el Parlamento ecuatoriano y a cinco representantes al Parlamento Andino.

Y se realizó una consulta popular -conocida como “Pacto Ético”- impulsada por el actual mandatario Rafael Correa, que de ser aprobada prohibiría a funcionarios públicos tener bienes o capitales en paraísos fiscales.

Candidatos

Varias encuestas a boca de urna le dieron más temprano la ventaja al exvicepresidente Moreno, de 63 años, pero algunas estimaron que habría una segunda vuelta.

El candidato oficialista representa la continuidad del llamado “socialismo del siglo XXI”, que lleva una década en el poder bajo el liderazgo de Rafael Correa.

Moreno propone continuar con la “revolución ciudadana”, cuyo objetivo es erradicar la pobreza y promover el bienestar social por “encima del capital”.

El conservador Guillermo Lasso, quien perdió contra Correa en los comicios de 2013, propone la eliminación de algunos impuestos y la creación de un millón de empleos.

Lasso, de 61 años, trabajó en el sector económico durante más de cuatro décadas antes de dedicarse a la política.

Fue presidente ejecutivo del Banco de Guayaquil, del cual es uno de sus principales accionistas.