Corales del Caribe se han disminuido a la mitad desde 1970

0
966

La mayoría de arrecifes de coral en el Caribe podría desaparecer en los próximos veinte años, ha dicho un informe de la Red Mundial de Vigilancia de Arrecifes Coralinos, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El trabajo sostiene que los corales de esta zona han disminuido más del 50 por ciento desde 1970. Un declive que impactará significativamente la economía de la región, por la reducción del hábitat de los peces. A esto se suma que la costa estará menos protegida frente al aumento del nivel del mar.

La situación es corroborada por la Universidad Nacional de Colombia. Según esta institución, en los últimos 30 años el 50 por ciento del cubrimiento vivo de estos animales marinos ha desaparecido.

Luis Fernando Cadavid, profesor del departamento de Biología y del Instituto de Genética de la U. N., dice que una de las causas de esta reducción es una enfermedad bacteriana conocida como banda negra.

En este caso, hay bacterias que producen toxinas, las cuales inducen la muerte de las células que cubren el coral. Básicamente, estas mueren por asfixia, ante la falta de oxígeno. Esas mismas bacterias arrasan con el tejido vivo hasta dejar el esqueleto del animal al descubierto (blanqueamiento).

Otra causa de esta desaparición de corales en el Caribe es el cambio climático, que impulsa la llegada de otras dolencias infecciosas.

Uno de los puntos críticos de esta situación se percibe en Cartagena de Indias, en Colombia. La preocupación se concentra en la cantidad de sedimentos que llegan desde el canal del Dique a la bahía de la capital de Bolívar y, de allí, hasta el parque Corales del Rosario en el Caribe.

El material sólido que procede del río Magdalena está ahogando los corales y ha reducido críticamente la visibilidad para buzos y turistas que los estudian.

Se calcula que esa porción arrecifal se ha reducido por contaminación industrial, sobrepesca, uso de dinamita y otras artes de pesca destructivas. Esta alerta fue respaldada por la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y por expertos como Juan Armando Sánchez, de la Universidad de los Andes, y la investigadora colombiana Elvira Alvarado.