Aprovecharse de nuestras tradiciones con fines políticos es una “jayanada”

0
1047

Neto Rivas, el periodista, diplomático de carrera, analista político y reconocido bloguero, ha puesto los puntos sobre las íes al denunciar la instrumentalización que los comunistas hacen de nuestras costumbres y creencias.

Se refiere nuestro estimado amigo a las alfombras publicitarias del FMLN y su asociada, la empresa ALBA, con lo que los comunistas, aprovechando la fe cristiana de los salvadoreños salieron en busca de llevar agua a su molino.

Aprovechar la fe del pueblo y sus costumbres religiosas para fines políticos es algo vergonzoso, cínico e inmoral, en otras palabras, es una “jayanada”.

La tradición de elaborar alfombras religiosas viene del pasaje bíblico, según San Mateo, capítulo 21, versículos del 7 al 9, que dice. “Y trajeron al asno y el pollino, y lo pusieron sobre sus mantos, y se sentó sobre ellos. Y la compañía. Que era muy numerosa, tendía sus mantos en y otros cortaban ramos de los árboles, y los tendían  y los tendían por el camino. Y las gentes que iban delante, y las que iban detrás, aclamando diciendo ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”

A partir de esa historia bíblica, la tradición de elaborar alfombras se fue desarrollando a través de las distintas épocas de la historia.

Elaborar una alfombra, poner en ella lo mejor de nuestra devoción y tenderla a los pies del Señor es, pues, una de las más grandes demostraciones de nuestra fe católica desde la llegada de los conquistadores y los evangelistas.

Qué estaría diciendo el gobierno y sus organizaciones de apoyo si la empresa privada hubiese elaborado alfombras con mensaje alusivos a la ANEP, a la ASI ó a la Cámara de Comercio e Industria? Seguramente no se hubiera quedado callado. Además de un abuso a nuestra fe y a nuestras tradiciones, habrá sido una falta de respeto.

Otra cosa en la que acierta Neto Rivas es en denunciar la falsa moral de los comunistas que en su concepción materialista siempre tuvieron a la religión como “El opio del pueblo”.

Los nombres y las imágenes de Farabundo y Shafik y el anuncio comercial de ALBA en las alfombras de Semana Santa fueron un verdadero insulto a las tradiciones y a la fe del pueblo salvadoreño. “Well done” Neto Rivas.