Según la UNICEF la familia salvadoreña se ha transformado para peor

0
1526

Un estudio denominado “Una mirada a las familias salvadoreñas: sus transformaciones y desafíos desde la óptica de las políticas sociales con enfoque hacia la niñez”, de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, fue presentado el jueves por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Según el estudio, desde hace al menos 20 años, el esquema de familia tradicional, padre, madre e hijos, ha cambiado; en la actualidad son escasos los hogares donde el hombre es el jefe y cada vez más núcleos familiares son encabezados por mujeres, las cuales cada vez son más jóvenes.

El estudio indica que la migración es una de las causas de la descomposición familiar, ya que en muchos casos la figura paterna está ausente. La separación de los cónyuges es otra de las causas, en la mayoría de los casos el padre se ha ido para constituir otro hogar, sin embargo, la mujer se niega a reconocerse como jefa de hogar y guarda la vinculación con su pareja sentimental.

Debido a que en la actualidad las madres se ven obligadas a trabajar, los hijos quedan al cuidado de los hermanos mayores.

En los hogares que son manejados por mujeres, la deserción escolar es mayor. Además, actualmente se pueden observar hogares compuestos por jóvenes entre los 18 y 20 años y en general las familias numerosas son cada vez menos.

El representante de UNICEF, Gordon Jonathan Lewis, llegó a afirmar que ya casi no existe la familia salvadoreña.

De acuerdo a FUSADES y la UNICEF, el estudio debe de servir al Estado como método de partida para elaborar políticas públicas que lleven a recuperar a la integridad familia.

Entre el 21 y 23% de niños de cero a 5 años viven en familias monoparentales y casi el 90% de ellas son lideradas por mujeres y en el área rural la situación se acentúa.

Si se compara la familia moderna con la de hace 25 años, hay más niños y niños que llegan a la escuela y concluyen los niveles básicos de educación, además, mueren menos niños a la llegada a los primeros cinco años de vida, pero aún hay un número considerable de niñas y niños que no están en el tren de desarrollo, por lo que las políticas públicas deben de vocalizarse a sectores altamente vulnerables y que no reciben ningún tipo de servicio básico, dijo Lewis.

De acuerdo a José Ángel Quiróz, director ejecutivo de FUSADES, el fenómeno de la migración es la principal causa de la desintegración familiar, por lo que considera urgente recuperar el tejido familiar.