Rusia lanzó un ataque contra un hospital pediátrico en Kiev

Equipos de emergencia trabajan en atender a las víctimas, mientras el presidente Zelensky está en Polonia y compartió un video que muestra la destrucción en el mayor centro de salud para niños de su país

0
115

Rusia atacó el lunes ciudades de toda Ucrania con una andanada de misiles que causó 31 muertos en total y graves daños en un hospital infantil de Kiev, en un asalto condenado como un despiadado ataque contra civiles.

Decenas de voluntarios, médicos y socorristas excavaban entre los escombros de una parte del hospital pediátrico Okhmatdyt en una búsqueda desesperada de supervivientes tras el inusual bombardeo diurno, según pudieron comprobar periodistas de la AFP en el lugar.

Rescatistas trabajan en el Hospital Infantil Ohmatdyt que fue dañado durante el ataque de misiles rusos (REUTERS/Gleb Garanich)Rescatistas trabajan en el Hospital Infantil Ohmatdyt que fue dañado durante el ataque de misiles rusos (REUTERS/Gleb Garanich)

Un niño herido tras el ataque ruso contra el hospital infantil Okhmatdyt (X/Volodimir Zelensky)Un niño herido tras el ataque ruso contra el hospital infantil Okhmatdyt (X/Volodimir Zelensky)

Una mujer con un niño tras el ataque ruso sobre el hospital infantil (REUTERS/Gleb Garanich)Una mujer con un niño tras el ataque ruso sobre el hospital infantil (REUTERS/Gleb Garanich)

Los socorristas corrieron a refugiarse cuando sonaron las sirenas y una explosión tras los golpes iniciales, un ataque que se repitió y que dejó cuatro muertos en un hospital de maternidad de otro distrito de Kiev, según informaron los servicios de emergencia.

El Presidente Volodimir Zelensky declaró que las fuerzas rusas dispararon más de 40 misiles contra al menos cinco grandes centros civiles, principalmente en el sur y el este del país, así como contra la capital.

Zelensky dijo que había un número indeterminado de personas atrapadas bajo los escombros del hospital infantil de Okhmatdyt (REUTERS/Gleb Garanich)Zelensky dijo que había un número indeterminado de personas atrapadas bajo los escombros del hospital infantil de Okhmatdyt (REUTERS/Gleb Garanich)

Zelensky había recién llegado a Polonia al conocerse la noticia de los ataques para firmar un acuerdo de seguridad con el Primer Ministro Donald Tusk en Varsovia, donde los líderes guardaron un minuto de silencio por las víctimas.

En Varsovia, el dirigente ucraniano pidió a sus aliados “una respuesta más contundente al golpe que Rusia ha asestado una vez más a nuestra población, a nuestra tierra y a nuestros hijos”.

El humo se eleva mientras la gente corre, tras los ataques con misiles rusos en Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)El humo se eleva mientras la gente corre, tras los ataques con misiles rusos en Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)

(REUTERS/Thomas Peter)(REUTERS/Thomas Peter)

Condena internacional

La ONU condenó la oleada de ataques diciendo que era “inconcebible que haya niños muertos y heridos en esta guerra”, mientras que Josep Borrell, de la UE, fustigó a Rusia por atacar “despiadadamente” a civiles.

Francia condenó los ataques, y el Ministerio de Asuntos Exteriores calificó de “barbarie” el bombardeo de un hospital infantil en Kiev.

Kiev declaró que el hospital infantil había sido alcanzado por un misil de crucero ruso y afirmó que contenía componentes fabricados en países miembros de la OTAN.

Sin embargo, Rusia, sin ofrecer pruebas y en contra de la evidencia, afirmó que los graves daños causados por el misil en Kiev habían sido provocados por un misil de defensa antiaérea ucraniano. Moscú afirmó que sus fuerzas habían alcanzado sus “objetivos previstos”, que, añadió, eran únicamente la industria de defensa y las instalaciones militares.

(REUTERS/Gleb Garanich)(REUTERS/Gleb Garanich)

Natalia Svidler, de 40 años, estaba en el hospital en el momento del ataque con su hijo de dos años, que iba a ser operado esta semana, cuando sonaron las sirenas antiaéreas.

“Las enfermeras nos dijeron que bajáramos al sótano. Al cabo de un rato oímos un fuerte estruendo y entonces el techo del sótano se desplomó un poco”, relató en el lugar de los hechos. “Todo el mundo se asustó mucho, por supuesto. Todos empezaron a gritar y a correr”, declaró a la AFP.

Unos hombres introducen a un niño en una ambulancia mientras yace en una camilla tras el ataque ruso (REUTERS/Gleb Garanich)Unos hombres introducen a un niño en una ambulancia mientras yace en una camilla tras el ataque ruso (REUTERS/Gleb Garanich)

El hijo de 4 años de Marina Ploskonos, otra mujer presente en el lugar en el momento del ataque, fue operado de tuberculosis cervical el pasado viernes. “Mi hijo está aterrorizado”, dijo. “Esto no debería estar pasando, es un hospital infantil”, dijo a la agencia AP, rompiendo a llorar.

Pacientes observan las inmediaciones del hospital infantil de Ohmatdyt, dañado durante los ataques con misiles rusos. (REUTERS/Gleb Garanich)Pacientes observan las inmediaciones del hospital infantil de Ohmatdyt, dañado durante los ataques con misiles rusos. (REUTERS/Gleb Garanich)

La desepseración de un hombre tras el ataque al hospital infantil de Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)La desepseración de un hombre tras el ataque al hospital infantil de Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)

Una mujer con sus hijos tras el ataque al hospital (REUTERS/Gleb Garanich)Una mujer con sus hijos tras el ataque al hospital (REUTERS/Gleb Garanich)

En el hospital, un edificio de dos pisos quedó parcialmente destruido. En el bloque principal de 10 plantas del hospital se veían ventanas y puertas reventadas y muros teñidos de negro. En una sala se veían manchas de sangre en el suelo.

Personal médico y vecinos ayudaban a mover los escombros para buscar a niños y personal médico que pudieran estar atrapados debajo. Los voluntarios formaron una línea y se pasaban piedras y restos de uno a otro. Aún salía humo del edificio y voluntarios y trabajadores de emergencias trabajaban con mascarillas.

El ataque obligó a cerrar y evacuar el hospital. Algunas madres se llevaban a sus hijos cargados a la espalda. Otras esperaban en el patio con sus hijos mientras los teléfonos de los médicos sonaban sin que nadie contestara.

(REUTERS/Gleb Garanich)(REUTERS/Gleb Garanich)

Según las autoridades de Kiev, el ataque también causó daños en varios edificios de viviendas y en un bloque de oficinas, donde los reporteros de la AFP vieron coches en llamas y árboles destrozados en patios carbonizados.

Zelensky dijo que había un número indeterminado de personas atrapadas bajo los escombros del hospital infantil. Un reportero de AFP vio un cuerpo en el lugar, cubierto con una manta.

Los servicios de emergencia informaron de que 20 personas habían muerto en el bombardeo de Kiev y otras 38 habían resultado heridas.

DTEK, la mayor compañía privada de energía de Ucrania, dijo que tres subestaciones eléctricas habían sido destruidas o dañadas en Kiev en el ataque – el último de una serie de bombardeos que han reducido a la mitad la capacidad de generación de energía del país en los últimos meses, en comparación con hace un año.

Desde que Moscú invadió Ucrania en febrero de 2022, las fuerzas rusas han atacado repetidamente la capital con bombardeos masivos, y el último gran ataque contra Kiev con drones y misiles se produjo el mes pasado.

Hay que responder “con la fuerza”

Unas mujeres sostienen a unos pacientes en el hospital infantil de Ohmatdyt, dañado durante los ataques con misiles rusos. (REUTERS/Gleb Garanich)Unas mujeres sostienen a unos pacientes en el hospital infantil de Ohmatdyt, dañado durante los ataques con misiles rusos. (REUTERS/Gleb Garanich)

Además del ataque de Kiev Rusia volvió a lanzar misiles sobre otras ciudades ucranianas este lunes, como DniproKryvyi Rig, en el centro-este del país, además de Solviansk Kramatorsk, en la región oriental de Donetsk.

Según Zelensky las fuerzas rusas lanzaron más de 40 misiles de diversos tipos sobre estas zonas

“El mundo entero debe emplearse a fondo para poner fin de una vez a los ataques rusos. Matar es lo que hace (el presidente ruso, Vladimir) Putin. Sólo juntos podremos lograr la paz y la seguridad verdaderas”, recalcó una vez más.

(REUTERS/Gleb Garanich)(REUTERS/Gleb Garanich)

En la ciudad natal de Zelensky, Kryvyi Rig, asediada en repetidas ocasiones por los bombardeos rusos, los ataques causaron al menos 10 muertos y más de 41 heridos, según el alcalde.

En Dnipro, ciudad de cerca de un millón de habitantes de la misma región, una persona murió y otras seis resultaron heridas, según el gobernador de la región, al ser alcanzados un edificio residencial de gran altura y una gasolinera.

Y en la región oriental de Donetsk, donde las fuerzas rusas han tomado una serie de pueblos en las últimas semanas, el gobernador regional dijo que tres personas murieron en Pokrovsk – una ciudad que tenía una población antes de la guerra de alrededor de 60.000 personas.

“Este bombardeo ha afectado a civiles e infraestructuras, y el mundo entero debería ver hoy las consecuencias del terror, al que sólo se puede responder con la fuerza”, escribió en las redes sociales el jefe de la administración presidencial ucraniana, Andriy Yermak.

Zelensky y otros funcionarios de Kiev han estado instando a los aliados de Ucrania a enviar más sistemas de defensa antiaérea, incluidos los Patriots, al país asolado por la guerra para ayudar a defenderse de los mortíferos bombardeos aéreos rusos.

“Rusia no puede afirmar que ignora dónde vuelan sus misiles y debe rendir cuentas de todos sus crímenes”, afirmó Zelensky en otro mensaje publicado en las redes sociales.

Con información de AFP y EFE