Milicia chiíta apoyada por Irán secuestra a “varios” estadounidenses en Yemen

0
982

Varios estadounidenses han sido detenidos en Yemen, dijo un alto funcionario del departamento de Estado el domingo, en medio de reportes de que al menos cuatro ciudadanos estadounidenses fueron tomados como rehenes por rebeldes chiítas en ese país.

El departamento de Estado ha recibido “reportes de que varios ciudadanos estadounidenses han sido detenidos recientemente en Yemen”, dijo la fuente a la AFP, agregando: “Estamos haciendo todo lo que podemos para lograr la liberación de esas personas”. No confirmó sin embargo detalles sobre cuántos son los detenidos ni quien los retiene.

Según The Washington Post, los rebeldes chiítas, que ha conquistado amplios territorios de Yemen, “detuvieron al menos a cuatro ciudadanos estadounidenses”, que se encontrarían detenidos en la prisión de la capital Saná. Los esfuerzos por liberarlos son complicados porque Washington no tiene un medio de comunicación directo con las milicias, explica el diario.

Desde que comenzaron los enfrentamientos entre la coalición liderada por Arabia Saudita y los rebeldes hutíes en Yemen, 1.068 civiles murieron y otros 2.551 han resultado heridos, según el recuento del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos hasta el 24 de mayo.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMC) que cuenta con datos recogidos por los centros sanitarios y por lo tanto no contabiliza las víctimas que no llegan a los hospitales, indicó que el número total de decesos asciende a 1.976 muertos y 8.034 heridos. De ellos, 112 víctimas fatales y 242 heridos eran menores de edad. Ni el Alto Comisionado ni la OMS han podido precisar en qué circunstancias perecieron o resultaron heridas estas víctimas.

Ahmad Fawzi, vocero de la ONU en Ginebra, dijo desconocer en qué punto se encuentra el intento de entablar un diálogo de paz entre las partes en conflicto en Yemen, unas conversaciones que debían haber tenido lugar esta semana en Ginebra pero fueron pospuestas.

Yemen, un país que prácticamente se ha convertido en un estado fallido, vive desde 2011 una gran inestabilidad política, que se agravó en los últimos meses por el avance de los rebeldes hutíes, un grupo chií apoyado por Irán.

Riad, aliada de Hadi, inició ataques sobre los hutíes y sus aliados del Ejército regular yemení el pasado 19 de marzo, una intervención duramente criticada por Teherán y por otros países de mayoría chiítas, como Irak o el Líbano. Según datos de la ONU, cerca de doce millones de personas necesitan ayuda urgente en el Yemen.