Mafalda, la niña contestataria cumplió 55 años

0
1312

El pasado 29 de septiembre se cumplieron 55 años de que el semanario argentino Primera Plana publicó por primera vez la historieta de Mafalda.

Aunque el personaje había nacido dos años antes, durante meses vagó por las mesas de diferentes redacciones, cuyos jefes no se decidían a incluirla en sus cabeceras o que, directamente, la rechazaron. Ese fue el caso del diario Clarín, que renunció a publicar la tira cuando descubrió que, en realidad, se trataba de un formato para promover los electrodomésticos cuya firma era Mansfield fabricados por Industrias Siam Di Tella.

Di Tella, impulsor del instituto de artes homónimo del que surgieron muchos artistas argentinos artistas, siempre estuvo interesado en las nuevas formas de arte y comunicación, entre las que se encontraba el cómic. Por ello, cuando la agencia de publicidad Agens le propuso crear un tebeo que sirviera para anunciar de manera encubierta la gama de electrodomésticos Mansfield, no le pareció mala idea.

Para dicho proyecto, la agencia contactó con Joaquín Lavado, ‘Quino’, dibujante que publicaba habitualmente otros personajes folclóricos como Tía Vicenta o Rico Tipo. El encargo consistió en crear una serie protagonizada por una familia de clase media cuyo nombre comenzase por M y en la que aparecieran de forma habitual televisores, frigoríficos, lavaplatos y otros electrodomésticos de la marca Mansfield. Con esas directrices Quino creó ocho tiras que fueron presentadas a los responsables del diario Clarín que, si bien en un primer momento, se interesaron en publicarlas, decidieron descartar la idea al descubrir la triquiñuela.

Con las ocho tiras bajo el brazo, Quino intentó colocarlas en otros medios. Primero fue en el suplemento Gregorio de la revista Leoplán, donde consiguió publicar tres. Más tarde, en Primera Plana, cabecera en la que, según el sentir del dibujante, habría nacido verdaderamente Mafalda, desde el momento que fue ahí donde abandonó su pasado comercial. En Primera Plana permanecería hasta 1965, momento en el cual pasó al diario El Mundo. Para entonces, el elenco de la tira había crecido.

A los personajes originales, Mafalda y sus padres, se habían sumado Felipe, Manolito y Susanita y el éxito entre los lectores era tal, que el editor Jorge Álvarez decidió lanzar el primer recopilatorio del personaje. En tan solo dos días, agotó la primera edición.

Mafalda refleja la tendencia de una juventud inquieta de la época, que asume en forma paradojal de disidencia infantil, esquemas psicológicos de reacción a los medios de comunicación de masas, de urticaria moral provocada por la lógica de la Guerra Fría, de asma intelectual causada por el hongo atómico.

Hace unos meses, mientras se debatía la despenalización del aborto en Argentina, los autodenominados grupos pro vida publicaron una imagen de Mafalda con un pañuelo azul, símbolo de los antiabortistas, con el eslogan “Salvemos dos vidas”, y una frase supuestamente atribuida a Quino que decía: “Mafalda siempre estará a favor de la vida”. Desde el perfil oficial de Twitter del dibujante, sus colaboradores salieron al paso de esas acciones declarando que “Quino no se manifestó a favor ni en contra de la legalización del aborto. Solo, siempre y explícitamente a favor de los derechos de las mujeres.