Luego de ser consignado por la FGR, Mario cambia tono y se vuelve altanero

0
1038

La Fiscalía General de la República (FGR) presentó este jueves la acusación formal por el delito de feminicidio agravado contra Mario Huezo, por el asesinato de su compañera de vida la periodista Karla Turcios, desaparecida y asesinada el 14 de abril en Santa Rosa Guachipilín, en Santa Ana.

Huezo fue detenido, en tiempo record. el lunes (23 de abril) a la salida de un hotel capitalino tras figurar como el principal sospechoso del asesinato de su esposa hace una semana.

La Fiscalía reveló la existencia de problemas económicos como el principal motivo del asesinato y que el reclamo de una cantidad de dinero entregado a Huezo fue el detonante para que supuestamente Huezo planificara el feminicidio de su pareja. Huezo dejó evidencias por todas partes que  finalmente llevaron a su captura.

“Había violencia por temas económicos fuertes. Tenía inconvenientes serios de pareja”, adelantó el fiscal general, Douglas Meléndez, tras la captura de Huezo.

Ya en los tribunales, el presunto asesino de Karla Turcios se declaró inocente frente a los periodistas que cubren esa fuente informativa, “me declaro inocente y todas las personas que me conocen saben que yo amaba a Karla”, dijo.

La conclusión de la Policía revelada por su director, Howard Cotto fue que Huezo mató a su esposa y que después llevó el cadáver al lugar del hallazgo para deshacerse de él.

Pero la evidencia que más lo comprometió fue que en todo momento, el día de los hechos, Huezo mantuvo el celular de su esposa, según el sistema de geolocalización satelital. hasta que se decidió a lanzarlo a varios kilómetros del lugar donde  abandonó el cadáver.

En los tribunales Mario Huezo abandonó el tono lastimero que había presentando desde que fue capturado por uno altanero conque reiteró que él no asesinó a la periodista. “Jamás le toqué o le levanté la mano a mi mujer” afirmó el procesado quien según versiones de la FGR pudo matar a Karla Turcios frente a su propio hijo.

“La amaba, la amé la sigo amando”, reiteró Mario Huezo previo a que fuera llevado ante el juez 11° de paz de San Salvador que programó la audiencia inicial para el viernes a las 2:00 de la tarde, luego arremetió contra los periodistas a quienes  grito:

“aquí sí crucifiquenme y tómenme las fotos que quieran pero cuando termine el juicio quiero ver las fotos que van a poner”, asegurando que al final del proceso judicial en su contra saldrá libre.