La burbuja bursátil china corre peligro de explotar abruptamente

0
852

Lo urgente muchas veces no deja ver lo importante. La mayor parte de las miradas de los inversores se dirigen estos días a la crisis de Grecia. Sin embargo, en el mercado bursátil chino se están dando una serie de movimientos que quizá tengan un impacto mucho mayor para el devenir de los mercados financieros a medio plazo.

El principal índice del gigante asiático, el Shánghai Composite Index puso fin a su mayor periodo alcista el pasado 12 de junio, cuando alcanzó máximos. Desde entonces acumula una caída cercana al 30%. En las últimas tres semanas el mercado chino ha perdido el equivalente a 2,8 billones de dólares (2,52 billones de euros) de capitalización bursátil.

“Por ahora, el sentimiento en el parqué es de pánico, y es extremadamente difícil calmar a un oso cuando huye”, declara a Bloomberg Bernard Aw, un analista de IG Asia, empresa con sede en Singapur.

El recalentamiento de muchas acciones tras una larga fase alcista, las señales de desaceleración de la economía china, el elevado endeudamiento de muchos inversores que operan en acciones locales y la volatilidad de los mercados internacionales están detrás de las fuertes caídas de las últimas semanas.

Las autoridades chinas investigan también posibles manipulaciones del mercado y han puesto coto a determinadas operaciones de ventas de acciones en corto. Por su parte, las principales firmas de intermediación bursátil chinas anunciaron ayer el lanzamiento de un fondo conjunto valorado en 19.300 millones de dólares. El objetivo del fondo es comprar acciones de compañías locales y frenar así el desplome de las cotizaciones.