La actual crisis de la dirigencia de ARENA

0
765

Por Fernán Camilo Álvarez Consuegra.-

Aunque el video de Ernesto Muyshondt con el Alcalde Ruano y la cúpula de la Mara 18, ha sido difundido por Walter Araujo, con la clara y perversa intención de dañar y destruir a ARENA, no se disculpa ni minimiza, la responsabilidad de estas personas, autoridades de ARENA; por el contrario, se agrava, porque al estar en juego una elección presidencial, implica falsear la oferta de campaña.

La conducta de estas personas no puede ser tipificada como de asociaciones ilícitas o de complicidad con las pandillas, pues la Sentencia de la Sala de lo Constitucional, que califica a las pandillas y a quienes tengan relación con ellas, de terroristas, data del 23/agosto/2015. Y el acto de que se trata, se realizó previo a esta esta prohibición judicial. Sin embargo, basándose la campaña presidencial, en una defensa a la institucionalidad del país, frente a las pandillas, dicho acto, no sólo constituye un engaño al electorado, sino una traición directa al Estado y al sistema que pretende defender, para bien del ciudadano.

El ideario de ARENA, así como también sus Estatutos, es una afirmación de la institucionalidad del Estado, del principio de libertad de conciencia y derecho a la propiedad privada; valores contra los que luchan las pandillas, y por tal razón, el dicho acto, ha sido una traición al partido Alianza Republicana Nacionalista. La responsabilidad, no sólo recae sobre Muyshondt y Ruano, alcanza a la dirigencia del momento y, si bien no se puede vincular a todos sus miembros, sí debe entenderse que tal acción, no pudo haberse efectuado, sin el aval del Presidente del Partido Jorge Velado y, del candidato presidencial, Norman Quijano.

Debe ARENA investigar y castigar a los culpables de esta traición al ideario del partido, pues su credibilidad está en juego. Por tal razón, y de acuerdo con las disposiciones propias internas de ARENA, el Tribunal de Primera Instancia está en la obligación de iniciar las investigaciones del caso y, decretar la suspensión cautelar de sus derechos dentro de ARENA, para que no entorpezcan las investigaciones, hasta llegar a un Fallo definitivo dentro del Tribunal de Ética. En este caso, es procedente que de oficio, se inicien las investigaciones, atendiendo el clamor de todos los afiliados del partido, haciendo así, inútil una denuncia específica, pues no es un solo correligionario quien ha sufrido el daño, sino la colectividad entera que conforma el partido.

Ningún ciudadano honrado que ha entregado su voto a ARENA, porque cree en la oferta de campaña que afirma el combate a las pandillas, espera que sus representantes negocien con ellas. Esto es intolerable para el votante, pues las pandillas se nutren diariamente de la vida y bienes del ciudadano honrado.

La posición del FMLN en favor de las pandillas es congruente con su visión política, pero no lo es la de ARENA y, el hecho de beneficiar a las pandillas con láminas o darles dinero para que permitan los actos de propaganda, es reconocer y legitimar, el uso de la fuerza de las pandillas. Es lo que ha venido haciendo de ARENA, durante sus últimas campañas. Estableciendo un paralelo: los activistas de ARENA, durante los años del conflicto, nunca negociaron con los Comandantes guerrilleros, para poder hacer activismo en los sectores dominados por ellos, se les enfrentaba y moría, según fueran las circunstancias.

Esta es gran oportunidad que se presenta a ARENA, para recuperar su credibilidad, afirmando su verdadero credo ideológico, en beneficio de la nación. El condenar todo acto que no esté de conformidad con sus principios, reafirmará la necesidad que tiene el país de un partido de Derecha, que sí pueda garantizar la rectitud de todos sus dirigentes. Señalar la responsabilidad de Jorge Velado, Ernesto Muyshondt, Norman Quijano y Salvador Ruano, para luego sancionarla, es obligación del partido, porque no es posible que quienes aspiren a los cargos de su dirigencia, antepongan su conveniencia, a los ideales por los que lucha el partido.

Duro y muy triste es el caso, fruto de la ignorancia de la doctrina, falta de valor para enfrentar las situaciones y de incapacidad política, que escucha más a publicistas extranjeros que el clamor nacional; pero o luchamos por el bien de la sociedad conforme a principios de rectitud y libertad o tendremos lamentablemente que sufrir la esclavitud física de las maras y la política del FMLN.