“Hay al menos 175 millones de pobres en América Latina”: CEPAL

0
781

Al menos 175 millones de personas vivían en situación de pobreza en América Latina a fines del año pasado, informó este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En su Panorama Social de América Latina 2015, presentado este martes en Santiago de Chile, el organismo de Naciones Unidas solicitó a los países de la región “proteger los avances e impedir retrocesos sociales ante el potencial aumento de la pobreza en la región”.

Detalló que la tasa de pobreza, medida por ingreso, se mantuvo estable en 2014 respecto al año anterior y se ubicó en 28.2 por ciento, mientras que la indigencia se situó en 11.8 por ciento, indicadores que “se habrían incrementado en 2015”, de acuerdo con sus proyecciones.

En 2014, acotó el informe social, había 168 millones de personas en situación de pobreza en la región, de los cuales 70 millones estaban en la indigencia, cifra global que habría aumentado el año pasado conforme a las previsiones del ente de Naciones Unidas.

“Según las proyecciones del organismo, en 2015 la tasa regional de pobreza habría aumentado a 29.2 por ciento de los habitantes de la región (175 millones de personas) y la tasa de indigencia a 12.4 por ciento (75 millones de personas)”, consignó la CEPAL.

Precisó que “el aumento de la cantidad de personas pobres constatado en 2014 se produjo básicamente entre los pobres no indigentes, y fue consecuencia de dispares resultados nacionales, elevándose en algunos países y disminuyendo en un número importante de ellos”.

La CEPAL pidió “proteger los avances logrados en años recientes e impedir retrocesos sociales ante un escenario de menor crecimiento económico”.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, señaló en la presentación del documento que “si queremos lograr el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible, que llama a poner fin a la pobreza en todas sus formas, América Latina debe generar más empleos de calidad, con derechos y protección social”.

Además, precisó Bárcena, se debe “cautelar el salario mínimo y proteger el gasto social, que muestra una merma en su ritmo de crecimiento”.

Añadió que “urge explorar nuevas fuentes y mecanismos fiscales de financiamiento que hagan sostenible la política social y los avances alcanzados en el último decenio”.

Recordó que entre 2002 y 2012 la pobreza se redujo 15.7 puntos porcentuales.

En materia de gasto social, en 1991-1992 éste se situaba en 12.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región como promedio ponderado, tasa que se incrementó a 19.5 por ciento del PIB regional en 2013-2014.

Este aumento, consignó, “obedece en primer lugar al crecimiento del gasto en seguridad social y asistencia social (3.5 puntos porcentuales), seguido de educación (1.9 puntos porcentuales) y salud (1.5 puntos porcentuales)”.

El informe acotó que en 2023 la región pasará de ser una “sociedad juvenil” a una “sociedad adulta joven”, mientras que hacia 2045 se daría inicio a la “sociedad adulta” y en 2052 se estaría frente a una “sociedad envejecida”.

La CEPAL precisó que entre 2002 y 2014, “la gran mayoría de los países lograron mejoras en la distribución del ingreso según el coeficiente de Gini, el que pasó de 0.497 en 2013 a 0.491 en 2014, mientras que en 2010 era de 0.507”.

El documento revisó “58 programas públicos de inclusión laboral y productiva de 21 países de la región, que buscan ampliar las oportunidades de trabajo para la población en situación de pobreza y vulnerabilidad”.

Llamó a “persistir los esfuerzos de promoción del trabajo decente, entre ellos, los de formalización del empleo y de las empresas, de fortalecimiento de los salarios mínimos y de acceso a la protección social, en los que se incluya la igualdad de género como objetivo transversal”.