Gobierno mezcla a presos de pandillas rivales ante repunte de violencia

0
1746

“Se acabaron las celdas de una misma pandilla”, anunció el director de centros penales, Osiris Luna. “Trabajamos para evitar que sigan saliendo órdenes de estos lugares para afectar a las familias salvadoreñas”.

El Gobierno decidió el domingo mezclar a los miembros de pandillas rivales en las celdas en las diferentes prisiones del país, en las que se encontraban separados por grupos, ante el alza de homicidios registrada desde el viernes. 

El director general de Centros Penales y viceministro de Seguridad, Osiris Luna indicó el domingo que  «Se acabaron las celdas de una misma pandilla». «Trabajamos para evitar que sigan saliendo órdenes de estos lugares para afectar a las familias salvadoreñas», añadió.

Esta acción se da ante el alza de homicidios que el país ha registrado desde el viernes, cuando las muertes violentas sumaron unas 23, según oficiales. Este número vino a romper la tendencia de la cifra diaria de homicidios de 2 registrada durante la Administración de Nayib Bukele, que llegó al Ejecutivo el 1 de junio de 2019.

También se colocó la cifras más altas de muertes violentas registradas en un solo día durante el actual Gobierno. Ayer, Bukele ordenó aislar a los cabecillas tras informes de inteligencia según los cuales las órdenes para cometer los asesinatos habían salido desde las cárceles. Las autoridades no han detallado si los homicidios del viernes están relacionados con purgas dentro de las estructuras criminales, intentos de ampliar el control en sus territorios o si son asesinatos de civiles que se han saltado la cuarentena por el COVID-19.

El Salvador se encuentran bajo estado de emergencia y cuarentena domiciliar obligatoria a raíz de la pandemia del COVID-9 y las principales pandillas ordenaron a los pobladores de las zonas que controlan respetar el confinamiento bajo amenazas de muerte.

A finales de junio de 2019, Luna eliminó la práctica tomada desde 2004 de dividir las prisiones por pandillas, con lo que la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 tenían cárceles exclusivas para sus miembros.