Gobierno ante la imposibilidad de detener escalada de violencia, más de 4 mil muertes en lo que va del año

0
968

51 homicidios se registraron el 27 de agosto, convirtiendo el día en el más violento de la historia reciente de El Salvador.

El Gobierno se encontraría ante la incapacidad de las autoridades de Seguridad para detener una vertiginosa escalada de violencia que sangra poco a poco a la sociedad salvadoreña.

La Policía Nacional Civil (PNC) confirmó el viernes la cifra histórica de muertes violentas, que superó los 45 homicidios registrados el sábado 22 de agosto, que incluía los 14 pandilleros que fueron supuestamente asesinados por sus mismos compañeros en el penal Quezaltepeque.

Según las autoridades, la mayor parte de muertes serían miembros de los grupos terroristas llamados “maras” por la población.

David Munguía Payés, ministro de la Defensa, justificó los crímenes en que al menos el 85 % de las muertes corresponden a miembros de pandillas y que las mismas se dan por rivalidades entre los grupos delincuentes.

Hasta el 27 se reportaban 750 homicidios, cifra que convertirá al mes de agosto en el más violento de la historia del país, pero la cifra aumentará, ya que los homicidios continúan.

Analistas y defensores de los derechos humanos han advertido que hay abusos de la Policía y de la fuerza armada y han expresado su preocupación por la reacción de policías y militares, y han denunciado abusos de autoridad, violencia arbitraria y respuesta excesiva con armas de fuego.

A pesar de las cifras entregadas por Munguía Payés, la oficina de Información y Respuesta de la PNC reveló que entre enero de 2006 y abril del 2015 un total de 33.910 personas fueron asesinadas, de las que tan solo 5.495 pertenecían a pandillas, es decir, el 16,20 %, cifra que dista mucho del 85 % que otorga el funcionario a las muertes de pandilleros.

Según estadísticas del Instituto de Medicina Legal (IML), hasta el 23 de agosto se registran un total de 3.992 asesinatos, antes del final del mes ya las cifras superan sobradamente las 4.000 muertes violentas.

Las autoridades de Seguridad acusan a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias de mantener los altos índices de criminalidad que situarían al país como uno de los más violentos del mundo sino el más violento.