Francisco desea que EEUU levante embargo a Cuba, pero no mencionará el tema en el Congreso

0
593

El Papa Francisco espera que Estados Unidos levante el viejo embargo comercial sobre Cuba como resultado de negociaciones entre los dos países, pero no planea mencionar el tema en su discurso ante el Congreso estadounidense esta semana, dijo el Sumo Pontífice el martes a periodistas.

“El problema del bloqueo es parte de la negociación. Es público esto. Ambos presidentes han hablado de esto. Es una cosa pública que va en camino de las buenas relaciones que se van buscando”, dijo Francisco a los periodistas en el avión papal mientras volaba a Washington desde Cuba para una visita de seis días a Estados Unidos.

“Mi deseo es que se llegue a buen término, que se llegue a un acuerdo que satisfaga a las partes”, agregó.

Estados Unidos anunció el viernes nuevas normas que alivian más el comercio con la isla de gobierno comunista, incluyendo permitir a ciertas empresas estadounidenses abrir oficinas en la isla y expandir las actividades bancarias, pero se necesitaría una ley del Congreso para levantar el embargo de 53 años.

El primer Papa latinoamericano desempeñó un papel crucial en la facilitación de un canal de comunicación entre Cuba y Estados Unidos, incluyendo el envío de misivas a los presidentes Barack Obama y Raúl Castro en el 2014, lo cual ayudó a que se lograra la restauración de las relaciones diplomáticas en julio.

Francisco, nacido en Argentina, evitó los temas controversiales durante su visita a Cuba. El Gobierno de Castro tenía expectativas de que el Papa condenara el embargo, cuyo levantamiento ha sido pedido por Obama al Congreso estadounidense controlado por los republicanos.

El Gobierno cubano sostiene que el embargo de más de medio siglo que le ha impuesto Washington es el principal obstáculo a sus problemas económicos.

Hay oposición en el Congreso para un pronto levantamiento del embargo. Francisco se convertirá el jueves en el primer Papa en hablar en el cuerpo legislativo de Estados Unidos.

El líder de la Iglesia católica dijo a los periodistas que en su discurso no hablará específicamente del tema del embargo,, sino más bien abordará “en general los acuerdos binacionales o multinacionales como signos de progreso en la convivencia”.