FGR desbarata organización criminal

1
820

Una compleja organización criminal que se dedicaba al sicariato y tráfico de armas fu desbaratada por unidades elites de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Policía Nacional Civil (PNC), después que fueron capturados más de 90 supuestos delincuentes.

Los capturados están considerados como traficantes dedicados a la compra y venta de armas para suplir las necesidades de los grupos delincuenciales del país y del resto de Centroamérica. Además se dijo que estos delincuentes se dedican al negocio de los asesinatos por encargo (sicariato), y a extorsionar a comerciantes y pequeños empresarios del centro de San Salvador.

El fiscal general de la República, Luis Antonio Martínez, destacó la operación como un importante logro de su administración, asegurando que las investigaciones se prolongaron durante más de seis meses durante los cuales fueron capturados 18 pandilleros cuando efectuaban transacciones de armamento en el centro capitalino.

“Hemos desarticulado una importante estructura de extorsiones a la que estaba sometida la micro y pequeña empresa así como a vendedores de los mercados en el dentro de San Salvador, informo el fiscal Martínez. “Fue un esfuerzo de más de seis meses de trabajo conjunto con la Policía Nacional Civil que viene a demostrar que somos capaces de investigar y combatir el crimen” agregó.

Esta agrupación criminal, supuestamente, era dirigida por Rubén Antonio Rosa Lovo y Medardo Arana Castro, supuestos cabecillas de la MS a nivel nacional, según la Fiscalía. Tanto Arana como Rosa Lovo se encuentran recluidos en los penales de Ciudad Barrios y Zacatecoluca.

El Fiscal aseguró que la estructura desbarada tiene vinculaciones con pandilleros nicaragüenses, hondureños y guatemaltecos  que se encargan de traer armas largas y cortas para que operen los pandilleros. La fuente fiscal aseguró que la red de traficantes era dirigida por los hermanos nicaragüenses Aarón Noel y Darwin José Ponce Alvarado.

También se arrestaron a tres empleados de una venta de armas de fuego que eran los que se encargaban de abastecer de munición a la pandilla MS que operaban en el centro de San Salvador.

En el transcurso de las investigaciones, las autoridades se incautaron de no menos 20 armas de fuego, cortas y largas; además de miras telescópicas, dinero y una gran cantidad de munición para pistolas y fusiles de diferente calibre.

Uno de los logros destacados por el fiscal Martínez es que se pudo capturar a la mayoría de pandilleros que amedrentaba a los comerciantes que tienen sus pequeños negocios en los alrededores y dentro de los mercados Central y Sagrado Corazón para que les pagaran obtener dinero  para la compra de armas.

“En este caso el esfuerzo de los fiscales y la fuerza policial dio un resultado exitoso del cien por ciento de las capturas y vamos a seguir con ese riguroso trabajo de análisis, de inteligencia y de coordinación entre policías y fiscales”, dijo Martínez.

Comments are closed.