Elecciones de medio término en EE.UU: Republicanos aventajan en la Cámara Baja

Los republicanos podrían implantar una agenda propia al tiempo que entorpecerían la de Biden

0
226

Con votos aún por contar, los resultados anticipan que el Partido Republicano ganará la mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, con lo cual buscarán dificultar la gestión del mandatario Joe Biden.

El desenlace definitivo de los comicios de medio término aun está por verse, pero casi todos los pronosticadores electorales refieren que los conservadores superarán a sus oponentes con un margen de entre cinco y veinte asientos.

Los demócratas llegaron a las elecciones con 222 escaños en la Cámara Baja frente a los 213 de los republicanos, lo que significa que necesitaba una ganancia neta de cinco para obtener la supremacía. 

En la actualidad, a los identificados con el color rojo les faltan 11 puestos para los 218, según estimaciones de ABC News, con 40 escaños todavía sin definir, pero en muchos de los cuales lideran.

La cadena de noticias CNN, por su parte, les concede a los republicanos 199 asientos seguros frente a los 178 de los demócratas.

Acorde con el sitio Fivethirtyeigth, estas son buenas noticias para los demócratas si se toma en cuenta el mediocre índice de aprobación de Biden, y la tradicional tendencia de que los comicios de medio término favorecen a la oposición.

Los partidarios del mandatario ganaron algunos escaños que normalmente ocupan los retadores en los comicios intermedios, tales como el decimotercer distrito de Carolina del Norte, también el décimotercero de Ohio y, en este mismo estado, un escaño morado ocupado por un titular del Partido Republicano en el primer distrito, abundó. 

De manera fundamental, añadió, los defensores de la tolda azul se aferraron a algunos puestos altamente competitivos que resultaban susceptibles de caer en manos contrarias, como el séptimo distrito de Virginia, y algunos tradicionalmente liberales en los que el Partido Republicano esperaba avanzar, como el segundo distrito de Rhode Island.

No obstante, los «conservadores» están en línea para obtener la mayoría porque se impusieron en muchos de los distritos donde eran favoritos, y también están bien posicionados para ganar algunas otras contiendas, acotó.

En Florida, por ejemplo, tuvieron una noche victoriosa pues lograron allí un par de asientos ocupados por los demócratas que, tras la distribución de los distritos, se tiñeron algo más de rojo (como el 7 y el 13), así como dos puestos abiertos de tendencia republicana (4 y 15).

En otros lugares, abundó, cambiaron los escaños en lugares ligeramente inclinados hacia el rojo que ocupaban los titulares «liberales», como en el distrito 7 de Nueva Jersey y el 2 de Virginia, mientras que merecieron otros dos mantenidos por sus contrincantes en el distrito 5 de Tennessee y en el 3 de Wisconsin.

Fivethirtyeigth también vaticinó que en el noreste, especialmente en Nueva York, contiendas muy reñidas podrían favorecer a los republicanos. 

Si los pronósticos se confirman, los republicanos no demorarán en implantar una agenda propia al tiempo que entorpecen la de Biden.

Previamente, divulgaron que pondrían en marcha un plan titulado Compromiso con Estados Unidos con el cual, según dijeron, buscan rebajar el gasto público para reducir la inflación -sin especificar las vías-, y detener a más inmigrantes en la frontera sur.

Acorde con analistas, los conservadores buscarían también endurecer las leyes de asilo, argumentando que este recurso constituye un mecanismo demasiado amplio para que las personas acudan a la frontera si no tienen una vía de inmigración alternativa.

Según declaró el líder de la minoría de la Cámara Baja, Kevin Macarthy, mantendrían también las políticas que restringen el derecho al aborto.

No obstante, el mayor riesgo enfrentado por los liberales es la posibilidad de que sus oponentes intenten enjuiciar políticamente al secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas, al fiscal general Merrick Garland, e incluso al propio mandatario, como algunos de los miembros del Congreso sugirieron que harían.

Es casi seguro que el nuevo Congreso buscaría desmantelar el Comité que investiga el ataque al Capitolio el 6 de enero de 2021, con el fin de exculpar de toda sospecha al ex presidente Donald Trump.