Detenida una enfermera en Italia acusada de matar a 13 pacientes

0
756
El capitán de la policía italiana Gennaro Riccardi muestra un vial con heparina supuestamente utilizado por la enfermera.

Una enfermera italiana fue detenida anoche por su supuesta responsabilidad en el homicidio de 13 pacientes en el hospital civil de la localidad de Piombino -en la provincia de Livorno- durante los años 2014 y 2015. Las acusaciones contra Fausta Bonino, de 55 años, son de “homicidio voluntario continuado y agravado” de 13 pacientes ingresados por diferentes patologías en el departamento de anestesia y reanimación de dicho hospital.

La agencia Ansa explica que la mujer, de 55 años, vivía en Toscana desde los años 80 supuestamente mató a los pacientes, la mayoría de elevada edad, con la administración por goteo o inyección de altas dosis de heparina. Los pacientes fallecidos son mujeres y hombres de entre 61 y 88 años y las muertes se produjeron entre el 19 de enero de 2014 y el 19 de septiembre de 2015; 12 de las muertes fueron debido a hemorragias y otra por fallo cardiaco.

Las autoridades han explicado que las supuestas víctimas presentaban patologías diversas, aunque se trataría generalmente de personas ancianas, no necesariamente en estado terminal. Los fallecidos habían sido atendidos en las unidades de anestesia y de cuidados intensivos. La policía italiana ha explicado que la sospechosa estaba bajo vigilancia desde hace varios meses y que ha utilizado videocámaras ocultas.

Tras detectar un número anormal de muertes, el hospital abrió una investigación y terminó por sospechar de la enfermera, cuya identidad no ha trascendido, según el periódico Il Corriere della Sera. La mujer habría suministrado sueros, inyecciones o medicamentos “fuera de terapia”.

La enfermera fue arrestada ayer cuando volvía de un viaje a París con su marido y fue trasladada al centro penitenciario de Pisa, en la región de Toscana.

Los medios italianos explican que la mujer había estado en tratamiento por depresión, pero por el momento no se han dado más detalles oficiales de lo que le llevó supuestamente a provocar estas muertes.

La noticia llega poco después de que haya sido condenada a cadena perpetua otra enfermera, Daniele Poggiali, por la muerte de una paciente de 78 años a la que inyectó cloruro de potasio.