Capturan por acoso a ex fiscal vinculado a corrupción en la FGR

0
322

Con información de la Noticia y otros medios.-La Fiscalía General de la República (FGR) informó la detención efectuada en horas de la tarde del viernes 17 de diciembre del presente año, dentro de la oficina de la FGR de Apopa del fiscal auxiliar, Tovías Armando Menjivar Tovar,
por estar acusado de cometer el delito de acoso sexual en perjuicio de una víctima que no fue identificada por razones de protección.

Tovías Menjivar, Ex jefe de la Unidad Antilavado, de acuerdo a fuentes judiciales consultadas por este medio, negoció con la Fiscalía a cargo de Douglas Meléndez para convertirse en testigo criteriado de los casos “corruptela” y “Gumarsal” a condición de no ser procesado por una serie de denuncias que existían en su contra. Con este fin, el hoy imputado aceptó suscribir las declaraciones que le fueron preparadas por su sucesor en el cargo de Jefe Antilavado Jorge Orlando Cortez Díaz y por los colaboradores de éste, con las cuales fueron acusados diversas personas en ambos procesos.
De hecho los abogados del caso Gumarsal presentaron en marzo de este año un documento en el que expusieron la manera en que Douglas Meléndez -ex fiscal general- y Jorge Cortez -ex jefe antilavado- con el apoyo del periodista y cofundador de la Revista Factum mediatizaron previamente el caso por supuesto lavado de dinero a través de la mencionada revista, financiada en
sus inicios por Adolfo “Fito” Salume, “casualmente” competidor en el mercado de las harinas, que es uno de los principales giros a los que se dedica Gumarsal. El caso fue sobreseido definitivamente no sin antes haber pasado sus propietarios por la cárcel y la persecución legal y mediática a través de medios como la propia Revista Factum, Diario1.com y La Prensa Gráfica que ignoraron el derecho a la presunción de inocencia de los imputados, muchos de estos artículos fueron calzados por la “pluma” de Héctor Silva.

Por otra parte la misma fuente judicial destaca que el caso “corruptela” llegó al grado de manipulación que para garantizarse los resultados de la “confesión” que debía sostener Tovías Menjivar como testigo criteriado convocaron a las instalaciones de la FGR, a la Jueza Cuarto de Paz de San Salvador Nelly Edith Poza, quien autorizó el acta de confesión en agosto de 2018, pero posteriormente en el mes de octubre del mismo 2018, fue en esa misma sede judicial donde los fiscales del caso presentaron el requerimiento fiscal y en lugar de inhibirse de conocer, les dictó la detención provisional entre otros al ex fiscal general Luis Martínez. Esa misma fuente también aprovechó para cuestionar que “casualmente” fue tanto la Jueza Cuarto de Paz, como la Jueza Cuarto de Instrucción de San Salvador Lila Álvarez Blanco, donde el Ex jefe antilavado y los fiscales auxiliares presentaron el
requerimiento fiscal en los casos “Gumarsal” y “Corruptela”, autoridades judiciales que en todo momento restringieron el control de la prueba, principalmente sobre las confesiones del testigo criteriado Tovías Menjivar y otros graves hechos como las denuncias por amenazas que realizaron otros fiscales que se convirtieron en imputados, quienes manifestaron haber sido
torturados por sus propios compañeros para aceptar hechos no cometidos, con el fin de obtener argumentos para acusar al ex fiscal Martínez.
El Fiscal General Rodolfo Delgado, en su cuenta de la Red Social de Twitter @FiscalGeneralSV lanzó un mensaje directo contra la corrupción y las componendas de impunidad que la administración fiscal anterior evidenció para no perseguir a Douglas Meléndez, al expresar:
“Quien sea que se cometa delito va a tener que responder ante la ley y ante las víctimas. Otras administraciones protegieron delincuentes confesos, dentro de la Institución. Esta @FGR_SV no será tapadera de nadie.”

En su rendición de informe brindado en 2021, Raúl Melara -entonces fiscal general- manifestaba que la FGR debía adoptar como fuente de acusación la prueba científica y evitar que los casos se sustentaran exclusivamente en testigos criteriados; sin embargo en la práctica nunca corrigió las ilegalidades de cientos de procesos judiciales “amañados” a partir de confesiones mendaces de estos testigos, ni persiguió a Douglas Meléndez, Jorge Cortez y otros agentes fiscales que llegaron al grado de coaccionar y torturar a imputados y testigos para obtener declaraciones “a modo” para sostener casos mediático