Cámara anuló juicio contra Luis Martínez

0
793

El ex Fiscal General de la República, Luis Martínez, podría recuperar este martes su libertad, luego que la Cámara Primero de lo Penal anulara la resolución de una juez que ordeno su detención por el presunto delito de divulgación de material reservado en el caso del padre “Toño”.

La Cámara resolvió que la la jueza Primera de Paz de San Salvador no fundamentó su decisión como lo determina la ley, en razón de la cual ese tribunal superior declaró la nulidad de la sentencia y sus efectos.

Martínez esperaba ser puesto en libertad luego que fue notificado de la resolución de la Cámara pero hasta entrada la tarde del lunes no se había emitido la orden correspondiente lo que se espera haga las próximas horas. El ex fiscal no podrá salir del país sin autorización judicial.

El documento emitido por la Cámara establece que el tribunal donde se ventila el caso carecía de “fundamentación” en la resolución de la audiencia inicial sobre el proceso y ordenó que esta vuelva a repetirse.

Antonio Rodríguez López, alias “padre Toño” fue acusado por la Fiscalía General de la República en el 2013 por tráfico de influencias, tráfico de objetos prohibidos en centros penitenciarios y asociación con grupos terroristas para lo que la FGR utilizó grabaciones de llamadas telefónicas entre este y dirigentes de las pandillas Barrio 18 y MS.

Fuentes allegadas al entonces Fiscal General de República, Luis Martínez, afirmaron que siendo este católico y mariano, optó como gesto de respeto a la Iglesia Católica, se reunió en forma privada con la jerarquía eclesial salvadoreña para hacer de su conocimiento la conducta delictiva del “padre Toño”, reforzando su dicho con las del Centro de Escuchas en las que se ponía de manifiesto las relaciones de este con el accionar de las pandillas, proporcionándoles teléfonos celulares y sirviendo de intermediario con “las autoridades” en el caso de la tregua. Dichas grabaciones fueron puestas a disposición del tribunal de instrucción en el proceso que se siguió contra Rodríguez y 127 pandilleros más.

El “padre Toño” fue beneficiado con las leyes de El Salvador que le proporcionaron un juicio “abreviado” que le permitió obtener su libertad. Después del juicio el convicto abandonó el país radicándose por algunos meses en España, que es su país de origen, pero regresó a El Salvador, donde se le ha visto “turisteando”.

El “padre Toño” ha reconocido que de las más de mil llamadas que le fueron gravadas en el Centro de Escuchas de la FGR, solo 86 estaban relacionadas con los delitos que se le imputaban.