Aumento de precios e inflación aprietan a la población durante festividades de Fin de Año

0
386

Alzas en los precios de los principales productos utilizados para las celebraciones de Navidad y fin de año en El Salvador resiente el presupuesto de las familias.

El pollo, carnes y tomates muestran una tendencia al alza previo a la cena de Nochebuena y así será su proyección, al menos hasta el año próximo.

La mayoría de los insumos para preparar cenas y platos de la época aumentaron sus precios, y por ejemplo, las gallinas incrementaron más de un dólar en los últimos días, para los que pueden darse el lujo de comer pavo, los precios alcanzan hasta los $78 en la cadena de supermercados más grande del país. Igual pasa con otros rubros como tomates, otras verduras y frutas.

“Los precios han aumentado, por lo menos este año la gallina ha llegado a venderse hasta por 10 dólares, cuando antes lo más que llegaban era a ocho las más grandes”, indicaron comerciantes del mercado central de San Salvador.

A pesar de la poca demanda que muchos comercios reportaron, la gallina grande, la pechuga de pollo, el lomo de res (rollizo y el de aguja), y el puyazo son los que más demandan los capitalinos para la época decembrina.

Pero si hay un alza de los principales productos de la canasta básica ahora, los mismos pueden aumentar en 2023, principalmente los granos básicos, atendiendo a que la cosecha de 2022 registró un descenso.

La Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo) indicó que el ciclo 2021-2022 dejó una cosecha de 19.9 millones de quintales entre maíz, frijol, sorgo y arroz.

La producción es un 30 por ciento inferior a los resultados del ciclo 2020-2021, cuando Campo estima que hubo 28.6 millones de quintales.

El resultado es menor a las proyecciones iniciales, pero el gremio asegura que puede cubrir el 80 por ciento del consumo local aunque eso no frenará el alza de los precios a la población.

El Gobierno es incapaz de detener la suba de precios pue en El Salvador no hay «Banda de Precios» ni controles legales sobre los precios de la canasta básica.