Asesinatos se disparan 120 % con respecto al 2015 en primeros dos meses del año

0
837

Durante los primeros dos meses del año, El Salvador ha sufrido unos mil 399 asesinatos, registrando un promedio diario superior a las 23 muertes violentas, dijo el comisionado Howard Cotto, director de la Policía Nacional Civil (PNC).

Según el jefe policial, en enero se registraron 738 asesinatos y en febrero, con dos días menos, 661 homicidios, lo que refleja un promedio superior a los 23 asesinatos.

Al comparar los 1.399 homicidios en el primer bimestre frente a los 643 del mismo lapso del año pasado, se observa la profundización de la peor ola de violencia desde la guerra civil que azotó al país.

“Tenemos una cantidad de homicidios que promedian 23,3 (muertes diarias en 2016)”, dijo Cotto.

Las autoridades atribuyen el incremento al enfrentamiento entre pandillas rivales, conocidas como “maras”, cuya disputa por el control de la venta de droga y las extorsiones en las zonas que controlan hizo que 2015 cerrara con una cifra récord de 6.600 muertes violentas, lo que sería fácilmente superado en el 2016 con los índices actuales.

El Gobierno dijo recientemente que destinaría fondos extra para reforzar a los cuerpos de seguridad en su intento por reducir la rampante tasa de homicidios, que el año pasado fue de 103 por cada 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo según Naciones Unidas.

Cotto asegura que se mantienen planes focalizados en los 10 municipios prioritarios en el Plan El Salvador Seguro, pero añade que el resultado depende de varios actores, del Gobierno, los gobiernos locales, empresa privada, ONGS y evitar que los jóvenes y los niños se incorporen a grupos criminales, descargando la capacidad de afectar el resultado en su totalidad.

De acuerdo al funcionario, “El país tiene la tasa más alta de personas privadas de libertad en relación a sus habitantes”, sin embargo la extorsión y los asesinatos continúan, es más, siguen incrementándose de manera rampante ante la incapacidad de las autoridades de detenerlos.