Gobierno intenta deportar 11 cubanos invitados a evento democrático y recibe con honores a cinco procastristas

1
364

Mientras en el aeropuerto Internacional en Comalapa se mantenían bajo arresto a  11 jóvenes cubanos que venían al país para una conferencia de jóvenes democráticos, el presidente Salvador Sánchez Cerén recibía con honores en Casa Presidencial a otros cinco cubanos que guardaron prisión en los Estados Unidos acusados por espionaje y otros delitos.

Los cubanos recibidos en Casa Presidencial son conocidos internacionalmente como el grupo de los “Los Cinco”.

Los agentes cubanos, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González y Fernando González, fueron detenidos en 1998 en Estados Unidos cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) desmanteló la red de espionaje cubana “Avispa”, que actuaba en el sur de Florida, les presentaron cargos de espionaje, conspiración para cometer homicidio y resultaron condenados en 2001 a largas penas de prisión.

René González y Fernando González cumplieron sus condenas y regresaron a la isla y los otros tres integrantes del grupo fueron liberados el pasado 17 de diciembre, resultado de las negociaciones secretas que sostuvieron Cuba y EE.UU. por más de un año para el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas.

La liberación de los espías fue un intercambio por la libertad de Alan Gross,  arrestado en Cuba en diciembre de 2009 cuando trabajaba en un programa financiado por Usaid, la agencia gubernamental de desarrollo internacional de Estados Unidos, que pretendía instalar acceso a internet a la comunidad judía cubana.

En 2011 fue condenado a 15 años de prisión por lo que el gobierno cubano consideró era su participación en “un programa subversivo financiado por el gobierno de Estados Unidos”.

“Los Cinco” fueron recibidos por el presidente Salvador Sánchez Cerén como héroes en un acto oficial de gran bomba y platillo, para luego ser agasajados con un banquete.

Los 11 jóvenes cubanos habían sido invitados a un congreso sobre democracia por parte de la Cancillería salvadoreña fueron deportados a La Habana casi de manera simultánea a la llegada de  los 5 ex convictos pro castristas.

A pesar de la invitación de Cancillería y de tener sus pasaportes en orden, la Policía Nacional Civil (PNC) los detuvo por unas 18 horas sin comodidades ni alimentos con el cargo de supuestamente viajar con documentos falsos.

Los jóvenes pro democracia en la isla caribeña aseguraron desconocer por qué se les impidió la entrada al país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here