Marchas por independencia marcaron acentuado contraste

0
147

La celebración del Día de la Independencia estuvo marcada por un acentuado contraste entre muestras de poderío militar por el gobierno y reclamos pacíficos de sus derechos por parte de la oposición.

Diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s), partidos políticos tradicionales, sindicatos y civiles en general marcharon para protestar en contra del régimen de excepción y presuntas violaciones de derechos humanos. La manifestación fue desviada por las autoridades de Seguridad una cuadra antes de llegar al parque Cuscatlán y finalizó con diferentes concentraciones en al menos dos plazas en San Salvador.

La movilización denominada «La gran marcha por la libertad» reunió miembros de la sociedad civil, jóvenes, estudiantes, familiares de personas detenidas durante el régimen de excepción, artistas y población en general para manifestarse pacíficamente durante la fiesta cívica. 

Familiares de personas detenidas durante los seis meses que ya transcurren del régimen de excepción asistieron a la marcha con carteles que reflejan los nombres y fotografías de sus parientes que se encuentran en prisión, muchos, según familiares, inocentes de los hechos que se le imputan.

El alto costo de la vida, despidos masivos en diversas oficinas gubernamentales y endeudamiento público son otras de las consignas contra el gobierno que hacen los participantes en la marcha y que enarbolaron en carteles y pancartas durante el recorrido hasta la Plaza Libertad. 

En contraste a los reclamos de estas organizaciones y sindicados, el gobierno celebró una colorida actividad desde la Plaza Salvador del Mundo y sobre la Alameda Roosevelt hasta el Parque Cuscatlán, donde lo más destacado fue un show intimidatorio de entidades militares armadas «hasta los dientes».

En esta concentración participaron centros escolares, bandas rítmicas y militares, bomberos, caballería, Policía Nacional Civil, Ejército, Fuerza Aérea y Fuerza Naval. 

En la técnica mostrada no faltó la exhibición de modernos equipos antimotines, el vuelo de aviones y helicópteros, y técnicas de las fuerzas navales antinarcotráfico, entre otras.

El desfile de Independencia gubernamental fue una gala y despliegue militar que no coincidió con los anuncios iniciales de que este año sería un desfile “de la verdadera independencia”.

Aunque estuvo presidido por importantes autoridades militares y civiles, no estuvo presente el presidente Nayib Bukele.