La Reserva Federal de EEUU sube el precio del dinero 0,75 puntos

0
146

En un intento por detener la inflación que se ha disparado en los Estados Unidos, la Reserva Federal de Estados Unidos, el Compite Federal de Mercado Abierto anunció este miércoles una subida de los tipos de interés de tres cuartos de punto, la más alta desde 1994. dijo este miércoles el director de la Reserva Federal de EE.UU., Jerome H. Powell.

La drástica medida financiera había sido anunciada la semana pasada después que que conocidos analistas, especularon como posible una subida de medio punto, la misma que la propia Fed había delineado en unos planes detallados que ha tenido que alterar.

El banco central estadounidense trata de hacer frente agresivamente a una presión sobre los precios que no se detiene y que el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha definido en rueda de prensa de “demasiado elevada”: en mayo la inflación en EEUU creció a un ritmo interanual del 8.6%, el más rápido en cuatro décadas.

El precio del dinero queda ahora en una horquilla de entre 1,5 y 1,75%. Según las proyecciones presentadas también este miércoles por la Fed, alcanzará un 3,4% al final del año, un nivel de los tipos que no se alcanzaba desde 2008, y llegará a su pico (3,8%) a finales de 2023. Son unos cálculos que elevan mucho las estimaciones anteriores, que habían calculado que los tipos acabarían el año próximo en 2,8%.

Aunque Powell ha reconocido que la subida de 0,75 es “inusualmente grande” y ha declarado que la Fed no espera que se haga común, sí ha anticipado que puede repetirse, incluyendo en la reunión del mes que viene, donde calcula otra subida de tipos de entre medio punto y tres cuartos. “Iremos reunión a reunión”, ha dicho, insistiendo en que “la Fed necesita ser ágil” y adaptarse a “circunstancias altamente inusuales” y a la evolución de una economía que, como ha advertido, “puede tener más sorpresas en cartera”.

“Seremos decididos pero flexibles en un ambiente de incertidumbre extraordinaria”, ha prometido Powell, que ha asegurado que “una nueva serie de fuerzas están moviendo la economía”: de la pandemia a los nuevos confinamientos en China y, especialmente, la guerra en Ucrania, que ha dicho que “puede potencialmente tener efectos durante años“.